Cada año, cerca de dos millones de personas caminan hacia la Basílica de Los Ángeles, en Cartago. Algunos de ellos lo hacen por devoción a la patrona de Costa Rica, otros para agradecer un milagro o para pedir favores a la virgen.

La romería hasta los pies de la Negrita, además del significado de fe que tiene para los peregrinos, representa todo un reto para la Iglesia Católica, las municipalidades y las instituciones involucradas para garantizar la seguridad y el bienestar de los creyentes de todo el país y este 2024 no será la excepción.

Debido a la importancia que esta celebración tiene para la comunidad católica, en el Diario Oficial La Gaceta ya fue publicado el Decreto Ejecutivo que estableció la Comisión de Enlace Interinstitucional para la Atención Integral de la Romería, donde participan los ministerios de Salud y Seguridad, el PANI y cuerpos de socorro como la Cruz Roja, entre otros actores.

Considerando la experiencia de 17 años en la coordinación de dicha actividad, la presidencia del Comité Operativo recayó en Paula Sanabria Mata, quien es la Encargada de la Oficina de Gestión del Riesgo de la Municipalidad de Cartago y Coordinadora del Comité Municipal de Cartago.

La funcionaria municipal será la responsable de dirigir la planificación de la nueva estrategia de cobertura nacional, misma que deberá estar consolidada el 5 de abril del presente año.

La devoción a la Reina de los Ángeles comienza a percibirse desde mediados de julio, aunque es el primero de agosto cuando más personas arriban hasta el santuario, en la antigua metrópoli. 

En 1635 fue hallada la imagen de piedra a la que el pueblo cartaginés y después, de todo Costa Rica, le tributa su devoción desde entonces.

Fue una joven indígena, de nombre Juana Pereira, quien buscando leña para cocinar los alimentos, encontró a la Negrita, según cuenta parte de la historia.

Exit mobile version