Cuando los gobernantes y los pueblos se vuelven indiferentes ante el flagelo del narcotráfico y el lavado de dinero, el resultado no puede ser otro que el aumento de la criminalidad. Eso lo experimenta hoy costa Rica al alcanzar la cifra récord de 900 homicidios.

Las proyecciones del OIJ era cerrar el 2023 con 900 personas fallecidas producto del crimen organizado y a cuatro días de terminar el año ya se alcanzó. Quedan 12 meses de este año con una estela de muertos en nuestras calles y barrios siendo las provincias de Limón y San José las que aportaron la mayor cantidad de víctimas.

En el 2022 las muertes por ajusticiamientos llegaron a 654 víctimas, mientras que las provincias con mayor cantidad de muertes, la encabezan San José, seguido por Limón, Puntarenas, Alajuela, Guanacaste, Cartago y Heredia.

Al finalizar el año las autoridades  intentaron dar un golpe de autoridad al crimen organizado con la detención de  miembros de varias bandas, entre ellas una de las más temidas del líder conocido con el Alias de Diablo  a quien le capturaron más de 21 miembros entre ellos su compañera sentimental y su padre.

Exit mobile version