Trabajadores son explotados en algunas piñeras de la Región

Largas jornadas de trabajo, trabajadores sin aseguramiento, pago de salario inferior al mínimo, condiciones de trabajo insalubres y ejecución de labores peligrosas, así como contrato de menores de edad, son algunas de anomalías que encontraron funcionarios del Ministerio de Trabajo en una inspección realizada esta semana en varias piñeras de Los Chiles.

Inspectores de trabajo, encabezados por el viceministro de Trabajo Juan Alfaro López, inspeccionaron algunas de estas empresas y encontraron algo que no es nada nuevo en la Región.

“Encontraron inconsistencias en cuanto al respeto de la normativa laboral, específicamente en temas de aseguramiento, salario mínimo, comprobante de pago, un menor de edad realizando trabajos peligrosos y condiciones de salud y seguridad laboral”, detalló el viceministro.

Este problema se repite en algunas empresas piñeras que mantienen a sus trabajadores en condiciones deplorables, en algunos casos están expuestos a agrovenenos, sin protección o ejecución de labores extenuantes, sin agua en las fincas o servicios sanitarios.

Este año en la Región han muerto tres personas electrocutadas por rayos en fincas piñeras de la Región, se teme que son obligados a trabajar pese a que existe peligro de rayería.

También el deseo de sindicalizarse los expone a ser despedidos.

El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, a través de la Dirección Nacional de Inspección del Trabajo, aseguró que dará el seguimiento respectivo a estos descubrimientos y reitera su compromiso de velar por el cumplimiento de la normativa laboral en todo el país y en todos los sectores laborales.

“No se cumple con el salario mínimo”

Franziska Humbert, responsable de derechos humanos en el sector privado de OXFAM Alemania, estuvo hace dos años en Costa Rica para evaluar las condiciones laborales y problemas ambientales de las fincas productoras de piña.

En esa ocasión la jerarca denunció:

“Hacemos una investigación para mostrar a los consumidores cómo es la situación con la piñera, con el fin de incidir en los supermercados.

Hay problemas en la cadena de suministros en Costa Rica, por ejemplo no hay un salario digno, en algunos casos no se cumple con el salario mínimo, los trabajadores tienen más tareas que lo que corresponde por el salario mínimo. A veces les pagan por horas.

Hay peligro para la libre sindicalización, hay problemas con el agua por el uso de agroquímicos, pues hay contaminación en particular en el Caribe, donde camiones llevan el agua potable.

A veces trabajan demasiado, hasta 10 horas, hay muchas horas extra que no se pagan”, señaló Humbert al Semanario Universidad.

Desde el 2008, el Programa del Estado de la Nación ha advertido los efectos de un modelo depredador del ambiente y señalaba la total ausencia de mecanismos distributivos de la riqueza generada por la piña en Costa Rica: “la producción piñera intensiva extensiva, altamente desarrollada en Costa Rica (…) tiene una serie de implicaciones directas sobre el activo ecológico, que se convierten en un tipo de subsidio eco-social del Gobierno a las empresas piñeras. Los ingresos económicos concentrados en los empresarios y dueños de la compañías no han garantizado un beneficio social. El deterioro ambiental generado provoca serios daños en la estabilidad social de las comunidades, ya que reduce las condiciones que permiten el uso de los servicios ambientales como el agua”.