Una mujer de apellidos Irias Medina y su supuesto cómplice, apellidado Morales Medina, imputados en el homicidio de Luis Alexander Gutiérrez Jiménez, quien era vecino de Quebrada Azul de Florencia de San Carlos, continuarán tras las rejas.

En la mañana de este miércoles, la jueza penal, Lorna Quirós, les amplió la prisión preventiva por seis meses más al considerar que existen elementos suficientes para involucrar a ambos con este crimen atroz.

La abogada querellante de la familia, Alejandra Araya, confirmó a La Región, una vez finalizada la audiencia, que la jueza penal rechazó, en todos sus extremos, la apelación a la prisión preventiva presentada por los abogados defensores de los imputados en este caso.

“La señora jueza del Tribunal Penal confirma en todos sus extremos la resolución que venía en apelación y mantiene la prisión preventiva en firme para ambos imputados hasta marzo de 2023 y, con esto, da espacio para que los actos de investigación que continúan, puedan terminar”, detalló Araya.

Luis Gutiérrez, de 33 años de edad, desapareció el sábado 17 de setiembre, cuando salió de la casa de sus padres, con quienes vivía en la comunidad de Quebrada Azul y no regresó más.

Agentes judiciales encontraron su cuerpo desmembrado y enterrado en un sector montañoso de Pataste de Monterrey de San Carlos, el día martes 20 de setiembre.

Su caso conmocionó no solo a la Región Norte, sino que a todo el país por la crueldad con la que actuaron sus asesinos.

Irias, al parecer, era la novia de la víctima, pero al mismo tiempo tendría una relación sentimental con Morales.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) ha manejado el caso bajo la hipótesis de un crimen pasional, sin embargo, aún existen varias líneas de investigación abiertas y esas autoridades no descartan la eventual detención de otras personas.

Exit mobile version