Las meriendas saludables también deben ir a clases, advierten nutricionistas

Aconsejan a los padres prepararlas junto a sus hijos para asegurarse de que consuman esos alimentos en la escuela.

- Advertisement -

La alimentación es esencial desde el punto de vista nutritivo y educativo. Es por esa razón que especialistas en nutrición aconsejan sacar el tiempo para preparar meriendas saludables, con una adecuada dosis de carbohidratos, proteínas, grasas, vegetales y frutas.

Si usted es de los padres de familia que se preocupa por lo que comen sus hijos, esos expertos le aconsejan descartar lo fácil en este nuevo regreso a clases y reducir el consumo de alimentos con un alto contenido de azúcar, como los jugos procesados y galletas de paquete.  

La mejor opción es que compren frutas y verduras y combinen colores porque ese detalle llamará la atención de los pequeños.

- Advertisement -

Los colores se relacionan con las propiedades nutricionales en cada fruta o verdura.

El Colegio de Profesionales en Nutrición aconseja utilizar, por ejemplo, un día el color rojo de una manzana y al otro día, el anaranjado o amarillo de la naranja.

Los nutricionistas insisten en que ahora que, nuevamente, las clases son presenciales, los padres de familia deben ser muy creativos al preparar meriendas saludables.

“Las loncheras deben ser saludables y creativas, que les gusten a los niños. Los padres deben evitar la tentación de enviar productos de paquete como jugos procesados o galletas, que son altos en grasas y azúcares”, enfatizaron.

Los platos de colores son nutritivos y saludables, afirman los expertos en esta materia. Foto tomada de Internet.

Es importante que la merienda sea balanceada y también incluya agua, para que los niños siempre se mantengan hidratados y puedan divertirse sin afectar su salud.

Los escolares necesitan alimentos que les aporten los nutrientes necesarios para su desarrollo, así como energía para sus actividades académicas y deportivas.

Algunas opciones de menú son las prensadas de jamón y queso, acompañadas de una manzana y un refresco natural. Otra opción puede ser un emparedado de queso, con tomate, un jugo natural y una galleta casera de vainilla, por ejemplo.

Los especialistas en nutrición señalan que, una forma de lograr que los niños coman sus meriendas en la escuela, es involucrarlos en la compra y preparación de esos alimentos.

El Colegio de Profesionales en Nutrición de Costa Rica sugiere elaborar un menú semanal de frutas y otros alimentos como cereales y lácteos, para tener a mano, en casa, lo necesario para que los pequeños lleven a clases una alimentación saludable.

- Advertisement -

RECIENTE

- Advertisment -