Un cardenal de la Iglesia Católica panameña, quien atrajo la atención hace semanas por desaparecer dos días, renunció como obispo de la Diócesis de David, en la provincia de Chiriquí.

La Nunciatura Apostólica en Panamá informó en un comunicado que el papa Francisco aceptó la dimisión del cardenal José Luis Lacunza, de 79 años, de esa labor pastoral por “límite de edad” y nombró en su lugar al sacerdote Luis Enrique Saldaña Guerra.

Lacunza, originario de Pamplona, España, se convirtió en 2015 en el primer sacerdote de la Iglesia católica panameña en ser designado cardenal.

El religioso atrajo la atención nacional a finales de enero, cuando se informó que había desaparecido. Fue encontrado dos días después sano y salvo, dentro de su vehículo en una ciudad chiricana, famosa por su producción de café y turismo.

Días después el alto religioso se disculpó y dijo que su desaparición se trató de una “trastada estúpida”, que atribuyó a su vejez.

«Fue una trastada estúpida, que no la hice cuando tenía 15 años y la he hecho ahora, cuando voy a cumplir 80. ¡Qué barbaridad!. Cuanto más viejo más pendejo», mencionó el obispo católico ante sus feligreses. 

Fuente de esta nota www.vozdeamerica.com

Exit mobile version