Debido a la constante actividad eruptiva del Volcán Poás, los expertos en mecánica automotriz señalan la importancia de proteger también a los  vehículo de la consecuente caída de ceniza, la cual se percibe en diferentes regiones de nuestro país.

“La ceniza volcánica es abrasiva y su acumulación puede ocasionar daños significativos a los sistemas de filtración, la carrocería y los componentes mecánicos, comprometiendo la seguridad operativa y la eficiencia del vehículo, por lo que hacemos un llamado a la población a tomar acciones preventivas”, dijo José Andrés Acosta, gerente de CarClub Firestone.

Algunas recomendaciones son:

·      Si hay ceniza depositada sobre el parabrisas de su automóvil, evite por completo activar las escobillas o aplicar el agua jabonosa del limpiaparabrisas, pues el movimiento de estas, rayan el vidrio.

·      El mismo principio aplica para la ceniza depositada sobre la carrocería.

·      Lave el parabrisas o la carrocería con abundante agua y jabón, con manguera o balde, para evitar el riesgo de rayaduras y cuidar la pintura del vehículo.

·      Si el clima se nubla por la densa ceniza, encienda las luces de su automotor para que los otros vehículos lo puedan reconocer fácilmente a la distancia.

·      Sea prudente en la maniobra de frenado y mantenga la distancia respecto al vehículo delantero. Recuerde que la ceniza también se deposita sobre la carretera y ello puede causar alguna afectación durante el frenado. 

Este sábado, el Parque Nacional Volcán Poás reabrió sus puertas a los turistas nacionales y extranjeros luego de una reducción en la actividad eruptiva del volcán, aunque los expertos se mantienen en constante alerta.

Exit mobile version