Prohíben concurso de carrera de tepezcuintle o rastreo de huellas

Los tradicionales concursos de carreras de tepezcuintle o rastreo de sus huellas con perros de cacería, muy comunes en fiestas de pueblo, son prohibidos por el Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE).

De acuerdo a la Ley de Conservación de la Vida Silvestre N° 7317 (LCVS), y su Reglamento en el Decreto Ejecutivo Nº 40548-MINAE, “se prohíbe la caza de vida silvestre excepto en los casos en que, con base en los estudios técnico-científicos, esa práctica se requiera para el control de especies con altas densidades de población que atenten contra su propia especie, otras especies silvestres o la estabilidad misma del ecosistema que las soporta. La caza deportiva queda totalmente prohibida, únicamente será permitida la caza de control y la caza de subsistencia” (art.14 LCVS).

De acuerdo al anterior, según el MINAE no está permitido utilizar a un animal silvestre (tepezcuintle), en actividades relacionadas a la caza como un torneo o concurso donde se utilicen perros de cacería para rastrearlo.

Cacería deportiva prohibida

Según el MINAE la cacería deportiva fue prohibida con la finalidad de promover formas de conservación más armoniosas y respetuosas para la convivencia con la vida silvestre en este país y para respetar principios contra el maltrato animal. De hecho, son miles los turistas que vienen para visitar las áreas silvestres protegidas y poder observar a estos animales en su medio natural, no en vano el Instituto Costarricense de Turismo, lanzó la Ruta Nacional de las Aves como una forma de promover la diversificación económica aprovechando la gran biodiversidad que tenemos.

“Para el caso del tepezcuintle cuyo nombre científico es Cuniculus paca, podemos ver que tiene una larga tradición en nuestro país.

Antiguamente su consumo era muy importante para las comunidades rurales, y la caza estaba permitida, de hecho cada año se emitía el Decreto de regulaciones para la caza mayor y menor y la pesca continental donde se indicaba cuantos animales podrian cazarse, y cuales estaban vedados.
En este decreto se normaban también los torneos de rastreo de tepezcuintle, donde se “calentaban” a los perros y se los entrenaba para el rastreo. Sin embargo, las poblaciones de tepezcuintle iban disminuyendo por la caza excesiva y en los torneos los animales en cautiverio sufrían de estrés. Entonces como la cacería actualmente está prohibida, el hecho de utilizar el rastreo del tepezcuintle por perros de cacería en un evento público de asistencia masiva y familiar, estaría enviando un mensaje negativo, contraproducente e ilegal, sobre el uso de la vida silvestre como entretenimiento y deporte; así como implementándose una práctica que tiende a estresar y en algunos casos hasta dañar a la biodiversidad”, detalla el MINAE.

La caza se define como como la acción, con cualquier fin, de herir, apresar, capturar o matar animales silvestres (Art.2 LCVS). El uso del tepezcuintle en este tipo de actividades estaría infringiendo los artículos 14 de la LCVS y los artículos 3, 7, 18 y 19 del reglamento de dicha ley. Cualquier uso de la vida silvestre deberá respetar su naturaleza, condición silvestre, su bienestar, y evitará su humanización y mascotización, sólo actuando así, podemos conservar las poblaciones de una manera más sostenible y respetuosa.