La Policía de Fronteras decomisó en el cantón de Upala un cargamento de frijoles que supera la tonelada.

La incautación la realizaron las autoridades en El Manzano, una comunidad que pertenece al distrito de Delicias.

El contrabando de frijoles era transportado en un vehículo con matrícula costarricense, procedente de territorio nicaragüense y que conducía un extranjero naturalizado, de apellido Argüello.

Argüello introdujo el cargamento por un paso no habilitado para el tránsito de personas y mercancías entre los dos países. Tampoco contaba con permisos fitosanitarios y el respectivo pago de impuestos.

Se trata del primer cargamento de frijol incautado este año en Upala.

Son 28 sacos de frijoles rojos en total, con un peso aproximado de 45 kilogramos cada saco, cuyo valor podría ascender a más de un millón de colones.

Dicho cargamento fue trasladado al Servicio Fitosanitario del Estado, para su respectiva eliminación.

La Región confirmó que esos frijoles serán enterrados, pues representan un riesgo para la salud de los consumidores y, adicionalmente, podrían propagar plagas al sector agrícola de la región.

El Ministerio de Seguridad también reiteró que los productos contrabandeados afectan de manera económica a los pequeños productores, así como al comercio de la Zona Norte que no vende mercancías importadas ilegalmente.

Exit mobile version