Una nueva tormenta invernal cae sobre California dos semanas después de que otro fenómeno climático descargara fuertes precipitaciones, que dejaron récords históricos.

La alerta es máxima en el Centro de Operaciones de Los Ángeles, que anticipa que lo peor está todavía por llegar.

«Se espera que va a haber continua caída de lluvia en gran cantidad. Lo que quizás recibimos en todo un año, se va a recibir en una sola noche», dijo David Ortiz, del Departamento de Bomberos.

Las imágenes muestran la magnitud de las inundaciones hasta el momento. Calles convertidas en ríos y servicios de emergencia trabajando sin descanso, para evitar males mayores.

La cantidad de lluvia caída en las últimas horas obligó a cerrar temporalmente, el aeropuerto de Santa Bárbara.

Según la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica, las condiciones húmedas de las últimas semanas hacen que menos cantidad de lluvia pueda provocar más daños.

Fuente de esta nota www.vozdeamerica.com

Exit mobile version