Denuncias por delitos ambientales aumentan en el país 

Solo entre abril y este mes de setiembre, el OIJ ha tramitado más de 300 casos por infracción a la Ley de Vida Silvestre.

- Publicidad -

Costa Rica es hogar para más de 500.000 especies de flora y fauna, que representan el 6 por ciento de la biodiversidad mundial.

Según datos de autoridades del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC) y el Ministerio de Ambiente, nuestro país es el territorio con mayor cantidad de especies por unidad de área, con 1,8 especies por kilómetro cuadrado. 

Costa Rica destaca entre los 25 países más biodiversos del mundo, pero al mismo tiempo está siendo acosado por delitos que dañan el medio ambiente, como la deforestación, la minería y la caza ilegal y el comercio ilícito de vegetación y animales. 

- Advertisement -

“Los delitos medioambientales son muy lucrativos y las penas son muy bajas, por lo cual se genera mucha impunidad”, señaló la investigadora de la Sección Contra los Delitos Medioambientales, María Fernanda Llibre.

Llibre Jiménez advirtió que, lamentablemente, este tipo de delitos van en aumento en el territorio nacional. 

Solo en 2021, la Sección de Delitos Varios de la policía judicial investigó un aproximado de 156 denuncias relacionadas con delitos contra los recursos naturales, mientras que desde que se creó la Sección Contra los Delitos Medioambientales, en abril del 2022, se han tramitado más de 300 denuncias.   

Según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), los delitos medioambientales son de los más rentables en el mundo, incluso son comparables con el tráfico de armas y de drogas. 

En el 2012 se aprobó la Ley de Conservación de la Vida Silvestre, en la que se prohíbe la caza comercial y deportiva de especies silvestres, además del tráfico y de la posesión de éstas como mascotas. Foto La Región.

Caza furtiva y disecado de animales

La taxidermia o disecar animales para conservarlos con apariencia de vivos está de la mano con la “caza furtiva”.

Para que un material sea taxidermizado se requiere, fundamentalmente, los permisos legales correspondientes del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC), pero esta práctica se realiza en la clandestinidad.

“El tráfico de especies de animales silvestres puede afectar de manera directa distintos ámbitos. La pérdida de la biodiversidad y sus hábitats naturales es la consecuencia más importante, debido a que puede llegar a causar la extinción de muchos organismos”, señaló la investigadora Llibre. 

A mediados de agosto de este año, la Sección Especializada Contra los Delitos Medioambientales, logró en el sector de San Miguel de Sarapiquí, el decomiso de una gran cantidad de animales taxidermizados, que posteriormente fueron puestos bajo la custodia del Museo Nacional de Costa Rica.  

Costa Rica destaca entre los 25 países más biodiversos del mundo, pero al mismo tiempo está siendo acosado por delitos que dañan el medio ambiente. Foto cortesía OIJ.

La Ley de Vida Silvestre impone una sanción de hasta el 50 por ciento de un salario base a quien se dedique a la taxidermia sin el permiso de las autoridades. En la actualidad, el salario base en el país es de ¢462.200. 

Es importante señalar que cualquier delito medioambiental lo puede denunciar a través del 800-8000-645, del Centro de Información Confidencial del OIJ. 

- Advertisement -

RECIENTE

- Advertisment -