Si necesita desplazarse desde San Carlos hasta el cantón de Guatuso, el recorrido le resultará más rápido porque ya terminaron los trabajos contratados por el Consejo Nacional de Vialidad (CONAVI) para el mejoramiento de los drenajes en este sector de la ruta nacional número 4.

Estas obras en Burío también contemplaban la pavimentación de dicho tramo, donde existe una falla geológica, que, históricamente, se activa con el exceso de humedad y cuando eso sucede, provoca serios daños al piso de rodamiento y al tránsito vehicular.

En estos momentos, el paso es óptimo para cualquier tipo de carro.

Una fuente precisó a La Región que tales trabajos estaban en desarrollo desde la primera semana de enero y que concluyeron la semana pasada.

La construcción de los nuevos drenajes permitirá canalizar el agua de una mejor manera durante la próxima temporada lluviosa y merman la posibilidad de que el terreno se deslice nuevamente, como sucedió a medianos de 2022.

De igual manera, minimizan el riesgo de que el paso de vehículos entre San Carlos y Guatuso pueda colapsar en los próximos meses, ya que se trata de una arteria vital para el comercio y el turismo que entra y sale de la Zona Norte, lo mismo que para el tránsito de mercancías entre Nicaragua y los puertos del Atlántico de nuestro país.

Ojos de gato guían a conductores

Como complemento, 7 mil captaluces y 110 nuevas señales verticales orientan a los conductores que usan a diario el trayecto entre el distrito de Monterrey de San Carlos y Guatuso, lo cual fortalece la seguridad vial y disminuye el riesgo de un accidente de tránsito.

La Dirección General de Ingeniería de Tránsito del MOPT confirmó que la señalización vertical y horizontal abarca un trayecto de 20 kilómetros de dicha carretera nacional.

Exit mobile version