Mora trataría desordenes genéticos neuromusculares señala estudio de la UCR

De acuerdo estudios de la Universidad de Costa Rica (UCR) la a mora costarricense posee unos poderosos antioxidantes llamados polifenoles. Esta sustancia oculta una serie de beneficios ya conocidos para la salud. Entre ellos, disminuye los niveles de azúcar en la sangre, reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares y baja la cantidad de células de grasa.

Gracias a un estudio realizado un grupo de científicos de la UCR los beneficios de esta fruta podrían extenderse y ayudar a mitigar algunos de los efectos vistos en la distrofia miotónica tipo 1 (DM1), uno de desórdenes genéticos neuromusculares más raros registrados en la medicina.

Según expertos el padecimiento provoca que la mayoría de los músculos del cuerpo se deterioren y no funcionen de la manera correcta. Con el tiempo, quienes sufren de la DM1 empiezan a tener fallas cardíacas, problemas en el aparato digestivo y defectos respiratorios entre otras dificultades. En algunos casos, la enfermedad puede ocasionar discapacidades físicas y, si se presenta desde el nacimiento, la muerte prematura.

De acuerdo con el doctor Fernando Morales Montero, quien lidera el estudio, un primer experimento de la investigación arrojó que los polifenoles del extracto de mora parecen reducir la cantidad de especies reactivas de oxígeno, los cuales son responsables del estrés oxidativo -daño celular-, y que constituyen parte de un fenómeno que parece estar presente en los pacientes con la DM1.

“La distrofia miotónica tipo 1 se origina por una alteración genética. La sola presencia de la mutación es suficiente para generar estrés oxidativo en la célula; un proceso que promueve la acumulación de compuestos que dañan las estructuras celulares. Sabíamos que los antioxidantes reducen ese estrés oxidativo, entonces la idea era probar si podría usarse el de la mora para diluir los efectos de la DM1. No es la cura, pero sí un complemento que podría ayudar a tratar la enfermedad”, afirmó el Dr. Morales a la UCR.

Según UCR se estima que en Costa Rica hay casi 560 personas con DM1 debido a la prevalencia de la distrofia en la población caucásica.

Los hallazgos preliminares de los investigadores de la UCR sugieren que algunos antioxidantes, como los polifenoles de la mora costarricense, podrían ayudar de alguna manera a los pacientes con la DM1 y contribuir a aliviar algunos de los síntomas. Actualmente, el mundo carece de una cura contra la DM1. Lo que se utiliza a nivel médico son una serie de tratamientos paliativos que atenúan los síntomas.

Así, este nuevo descubrimiento científico podría aportar en la creación de un tratamiento complementario contra el padecimiento. Con base en el último reporte de Orphanet, institución francesa encargada de estimar la prevalencia de enfermedades raras, en el mundo 8 de cada 100 000 tiene la alteración. A nivel nacional se contabilizan cerca de 246 costarricenses confirmados con la mutación a nivel molecular.

“La prueba que hicimos fue para ver la cantidad de especies reactivas de oxígeno. Nos dimos cuenta de dos cosas importante. Una es confirmar que la sola presencia de la mutación que causa la DM1 es suficiente para elevar los niveles de las especies reactivas de oxígeno, compuestos que ocasionan daño celular. La segunda es que, cuando agregamos el extracto de mora, la cantidad de especies reactivas disminuye. Con estos proyectos que se llevan a cabo en la UCR se busca mejorar la calidad de vida de las personas”, manifestó el Dr. Morales.

Para lograr el hallazgo se requirió el apoyo de cinco investigadores, cuatro de la UCR: Ana Marga Silvia Benavides, Andrey Sequeira Cordero, Melissa Vásquez Cerdas, Gabriela Azofeifa Cordero y Partha Sarkar, quien pertenece a la Rama Médica de la Universidad de Texas, Estados Unidos.