Hoy 27 de junio se celebra el día internacional de las Micro, Pequeñas y Medianas (MIPYMES) con datos que revelan la importancia y el rol fundamental que juegan en la economía, la generación de empleo empleo y se plantean los retos que tienen para su sostenibilidad.

En Costa Rica según la encuesta continua de empleo del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) existen al  2022, 410.745 microempresas, servicios agrupa el 43%, la industria 23,2%, comercio 20,8%, y el sector agroipecuario el 13.0%.

En este día el llamado a las MIPYMES es a abrazar la capacitación y actualización, corregir las malas prácticas, innovar, adaptarse a las tendencias, reinventarse y aprovechar nuevas oportunidades para seguir contribuyendo con la economía del país.

Estas empresas según el Ministerio de Economía (MEIC), representan una parte importante del tejido empresarial del país (97,4%), contribuyendo en gran medida al Producto Interno Bruto (PIB) y a la diversificación de la economía.  El 80.84% son micro, el 12.46% pequeñas y 4.10% medianas,

Sin embargo, en la era de la transformación digital, las MIPYMES enfrentan desafíos cada vez mayores. La adopción de tecnologías digitales y la incorporación de la inteligencia artificial se han convertido en imperativos para mantenerse competitivos en el mercado actual.

Es vital por tanto, que hagan un análisis y comprendan cómo aprovechar estas herramientas para optimizar sus procesos, mejorar su productividad y llegar a nuevos mercados.  

Según Déxter Mena, director de la Escuela de Administración de Negocios y Economía , la Encuesta del INEC evidencia una vez más los errores frecuentes que se dan entre los microempresarios:  el 80,5 % no poseen registros contables formales, el 98,3 % no están inscritos en el Registro Nacional con cédula jurídica y el 99,0 % no tienen un salario fijo asignado para el propio trabajador independiente, sea cuenta propia o empleador, lo cual son prácticas inapropiadas que deberían corregirse para que el negocio pueda prosperar.

Según las Naciones Unidas, para 2030 se necesitarán 600 millones de empleos para absorber la creciente fuerza laboral mundial, lo que hace que el desarrollo de las MIPYMES sea una alta prioridad para muchos gobiernos de todo el mundo.[ii]

Algunos consejos afrontar una era inevitable:  la transformación digital:

Capacítese en temas de transformación digital para la innovación de los negocios e inteligencia artificial para que se derriben los mitos, se conozcan las realidades y no le teman a la tecnología, sino que, por el contrario, tengan las habilidades necesarias para adaptarse a los cambios tecnológicos y aprovechar al máximo las oportunidades que estos ofrecen. Oriéntese más al concepto de tecnología empresarial.

Establezca alianzas estratégicas, únase a redes empresariales y participe en diferentes comunidades de emprendedores para intercambiar conocimientos y prácticas que les permita encontrar soluciones conjuntas y compartir ideas o servicios de mutua conveniencia.  

Atrévase a darle paso a la innovación y a experimentar con nuevas tecnologías para adaptarse rápidamente a los cambios digitales y responder a las tendencias en las demandas de sus consumidores y clientes.

Recuerde que en la era digital se deben tomar las medidas necesarias para reforzar la seguridad de sus datos y la de sus clientes, pues se vuelve crucial protegerse para reducir el riesgo de ciberataques.

Asesórese. Siempre es una buena práctica escuchar y atender las recomendaciones de expertos en los diferentes temas expresados en los puntos anteriores.

Los beneficios

Apostarle a la transformación digital trae varios beneficios:  minimiza costos, reduce tiempos, mejora la comunicación, promueve la sostenibilidad, crea vínculos, asegura una mayor rentabilidad de su operación al optimizar costos y gastos y convertirse en una excelente herramienta para incrementar el volumen de ventas, detalló Mena.

El financiamiento, un gran tropiezo

No podemos omitir el hecho de que el más grande tropiezo que experimentan las MYPES es el acceso al crédito y esto les impide obtener el capital necesario para iniciar, expandir o mejorar sus negocios, e invertir en nuevas tecnologías.

Exit mobile version