El espíritu de la Navidad invadió la Catedral de Ciudad Quesada, donde María y José ya están a la espera de la llegada de Jesús, un símbolo de amor, espiritualidad y unión.

Laicos y sacerdotes de la parroquia principal de la Diócesis participan en la elaboración del pesebre, donde nacerá el hijo de Dios el 25 de diciembre.

Los reyes magos, guiados por la estrella de Belén, ya están en camino. Foto La Región.

Orlando Corrales, uno de los Sancarleños que colabora en edificar el portal de la Parroquia-Catedral, dijo que, este año el nacimiento recoge la forma de ser de esta iglesia particular, caracterizada por el trabajo en equipo, protectora de la naturaliza, solidaria y creyente.

“El portal tiene mucho verde, que recoge las luchas por defender y preservar la riqueza natural de San Carlos. También, algunos de los materiales para decorar han sido donados, lo que resalta la solidaridad y la fe de nuestra gente”, mencionó Corrales.

La construcción del pesebre quedará completamente terminada el lunes de la próxima semana, pero, quienes entren al templo pueden ver y disfrutar desde ya los avances de esta maravillosa obra de arte y fe.

Las imágenes de María y José, así como de los reyes magos y el pastor de las ovejas, entre otros personajes, son de tamaño grande, lo cual hace que el portal sea aún más lucido.

El “buen pastor” es la imagen de Jesús de Nazaret que cuida y salva a su rebaño. Foto La Región.

El propósito de las autoridades religiosas de la Catedral de Ciudad Quesada es resaltar la humildad de la sagrada familia y el amor de Dios por la humanidad, que quiso que Jesús naciera en un establo porque lo más importante era amar al prójimo, por encima de lo material.

Los sacerdotes invitan a los feligreses a ingresar al templo y con una buena dosis de devoción, conmemorar el nacimiento de Jesucristo.

Exit mobile version