Al menos, tres casas cayeron a un río en la ciudad de La Paz y varias más quedaron en riesgo tras registrarse persistentes lluvias en gran parte de Bolivia.

Horacio Zapata, técnico de la Unidad de Manejo y Evaluación de Cuencas en la alcaldía de La Paz, le dijo a AP que la crecida del río Irpavi erosionó las bases de los muros de las casas, lo que provocó que se desplomaran hacia el agua.

“Muchas de estas casas no tienen protección”, agregó Zapata.

El aumento en el caudal provocó un desprendimiento de tierra en la parte baja de la base del terreno, lo que derivó en la caída de las viviendas, informó la alcaldía.

Blanca Chipana, de 65 años, expresó su preocupación porque su casa esta cerca del río Irpavi.

“Esperemos que no salga afectada”, le dijo a la AP. Chipana vive hace más de 20 en el barrio Irpavi II, en el sur de La Paz. Varios de sus vecinos fueron desalojados.

La ciudad está rodeada por montañas y cerros por los que fluyen varios ríos, cuyo caudal se incrementó, causando derrumbes de caminos, afectación en el alcantarillado y rajaduras en muros. Otros barrios por donde pasan resultaron afectados.

En lo que va de la época de lluvias, que comenzó en noviembre, 39 personas han muerto y más de 12.000 familias han resultado afectadas en toda Bolivia, dijo a radio Erbol el viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes. Las lluvias estuvieron precedidas por una sequía prolongada.

Las precipitaciones se deben a dos factores: el fenómeno de El Niño y el cambio climático, que hace que sean más intensas y prolongadas.

Este mes de febrero ha sido el período más húmedo en los últimos 30 años en Bolivia, indicó la alcaldía.

Fuente de esta nota www.vozdeamerica.com

Exit mobile version