Tras ser secuestradas en la capital haitiana hace casi una semana, seis monjas católicas fueron liberadas junto con dos rehenes más, según declaraciones del arzobispo de Puerto Príncipe.

Hombres armados secuestraron un autobús en la capital el 19 de enero y tomaron ocho rehenes, entre ellos, las monjas de la orden de las Hermanas de Santa Ana.

La declaración del arzobispo, Max Leroy Mesidor, tras la liberación de los rehenes no aclaró si se pagó un rescate o quién fue el responsable del secuestro, pero dijo: “Este acontecimiento traumático, una vez más, ha puesto a prueba nuestra fe, pero sigue siendo inquebrantable”.

El secuestro llevó a los líderes religiosos a publicar una carta criticando al gobierno haitiano por su falta de respuesta al aumento de la violencia relacionada con las pandillas.

Por otra parte, el Papa Francisco pidió el domingo la liberación de las monjas y otros rehenes.

Las Naciones Unidas estiman que la violencia en la nación caribeña ha provocado más de 4.700 asesinatos y casi 2.500 secuestros en el último año.

Un informe de la ONU de octubre dijo que las pandillas administran escuelas, clínicas y fundaciones tomando el lugar de un gobierno cada vez más ausente, incluso cuando sus actividades criminales ayudan a los líderes de las pandillas a acumular fondos y permitirse casas de lujo con piscinas en el país más pobre del hemisferio.

Exit mobile version