El Director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) manifestó este miércoles su profunda preocupación por el brote de cólera en Haití, notificado el pasado 2 de octubre y localizado en la capital del país, Puerto Príncipe y sus alrededores.

El doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus explicó en rueda de prensa desde Ginebra que, hasta el pasado sábado el brote ya había cobrado 16 víctimas mortales y que el Ministerio de Salud Pública haitiano también había contabilizado 224 casos sospechosos de la enfermedad.           

“Una cuarta parte de los casos sospechosos de cólera corresponden a niños menores de cinco años. El domingo, el Ministerio también confirmó un brote de cólera en la Penitenciaría Nacional de Puerto Príncipe, con 39 casos sospechosos y nueve muertes”, especificó el Director de la OMS.

Tedros destacó que la situación del brote en el país caribeño está evolucionando rápidamente y no descartó la posibilidad de que hubiera casos anteriores o adicionales sin detectar, ya que el mecanismo de vigilancia establecido por el Gobierno haitiano, que cuenta con el apoyo de la OMS y sus socios, funciona en circunstancias extremadamente difíciles.

“Las zonas afectadas son muy inseguras y están controladas por bandas, lo que dificulta mucho la recogida de muestras y retrasa la confirmación de los casos y las muertes en los laboratorios”, detalló.

A la grave situación de inestabilidad, añadió, la falta de combustible dificulta el acceso de los trabajadores sanitarios a su trabajo, una situación que provoca el cierre de los centros de salud e interrumpe el acceso a los servicios sanitarios de las personas que viven en algunas de las comunidades más desfavorecidas.

“Para controlar este brote de cólera, necesitamos un acceso seguro a las zonas afectadas”, destacó.

Por su parte, la directora de la Organización Panamericana de la Salud afirmó que el reciente brote de cólera en Haití, los casos de viruela símica, las continuas infecciones por COVID-19 y las bajas tasas de vacunación contra la poliomielitis aumentan la necesidad de prepararse para las emergencias de salud en la región de las Américas. 
 
“Las emergencias de salud paralelas y los frágiles entornos sociales, políticos y naturales ilustran la importancia de invertir en los sistemas de salud y fortalecerlos”, explicó hoy la doctora Carissa Etienne durante una rueda de prensa virtual.
 

Exit mobile version