Concluyó el movimiento de protesta por parte de los especialistas de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), habiendo obtenido ellos la mayoría de sus demandas y así ¨normalizar¨ la prestación de sus servicios hasta la próxima vez que decidan pedir más.

Lastimosamente, no hubo ninguna discusión sobre la formación de más especialistas que en este momento la controlan ellos, determinando cuántos se forman y en efecto manipulando el mercado.

¿Cómo se forman los especialistas en otros países? Puedo hablar con propiedad del país en donde me formé como especialista, los Estados Unidos.

Allá, las universidades y algunas instituciones de prestigio se encargan de esa labor. Antes de que se cuestione ese modelo, cabe aclarar que hace más de un siglo se creó la Comisión Flexner, la cual investigó cada una de ellas y varias se clausuraron por no reunir las condiciones que garantizaran la calidad de la enseñanza.

Cada universidad o institución privada determina cuántos campos clínicos puede ofrecer.

Existe un Consejo Nacional de Especialidades (American Board of Medical Specialties), el cual es autónomo y del cual dependen los diferentes consejos de epecialidades. Cada una de ellas determina el currículo que se debe seguir y en el caso de especialidades quirúrgicas, el número de operaciones que el residente debe hacer.

Para ingresar en una especialidad, los candidatos deben tener los atestados requeridos por la universidad en donde se graduaron y en el caso de médicos entrenados en el extranjero están obligados a presentar un examen de conocimientos médicos.

El consejo de la especialidad respectiva otorga el título de especialista después de rendir un examen escrito y oral. Aquí los exámenes para ingresar lo diseñan los especialistas de la CCSS, y ellos mismos los califican, en efecto controlando cuántos se forman como señalé antes. Desde luego que en Costa Rica hay escasez de especialistas.

Este es un problema que, para resolverlo se necesita de los más altos estándares éticos de todas las partes y no solo pensar en los intereses individuales.

El autor de este artículo de opinión es médico especialista en Cirugía de Tórax.

Exit mobile version