Una importante agencia de la ONU dijo que la Franja de Gaza es “el lugar más peligroso del mundo para ser un niño”, mientras el bombardeo militar israelí en ese territorio mata y hiere a miles de menores y miles más sufren enfermedades infecciosas y falta de alimentos, agua y medicinas en hospitales y refugios superpoblados e insalubres.

“Me enfurece que quienes tienen el poder se encojan de hombros mientras esta pesadilla humanitaria se desata sobre un millón de niños”, dijo James Elder, portavoz de UNICEF a periodistas en Ginebra.

Elder, quien recientemente regresó de una misión de dos semanas en Gaza, dijo: “Estoy furioso porque los niños que se recuperan de amputaciones son bombardeados y asesinados en el hospital Nasser”.

“Estoy furioso porque a más niños, escondidos en algún lugar, les arrancan extremidades cada día. Estoy furioso porque tantos niños que conocí no pueden llorar la muerte de su madre, su padre y su familia”, continuó.

Una mujer palestina sostiene a su hijo tras un ataque israelí en su vecindario en Rafah, Franja de Gaza, el 9 de diciembre de 2023.
Una mujer palestina sostiene a su hijo tras un ataque israelí en su vecindario en Rafah, Franja de Gaza. Foto VOA.

Según el Ministerio de Salud de Gaza, más de 19.400 palestinos han muerto y de ellos alrededor del 70 % eran mujeres y niños, desde que Israel comenzó su bombardeo y asedio del enclave en respuesta a los ataques del 7 de octubre por parte de Hamás, que mató a más de 1.200 soldados y civiles en Israel.

Elder dijo que el hospital Al Nasser en Khan Yunis, en el sur de Gaza, fue alcanzado por proyectiles dos veces en las últimas 48 horas, y señaló que el hospital alberga a un gran número de niños gravemente heridos, así como a cientos de mujeres y niños que buscan seguridad.

¿Y entonces adónde van los niños y sus familias?” preguntó. “No están seguros en los hospitales. No están seguros en los refugios. Y ciertamente no están seguros en las llamadas zonas seguras”.

Describió estas zonas como pequeñas parcelas de tierra árida sin agua, sin instalaciones, sin refugio contra el frío y la lluvia, con instalaciones médicas, alimentos y agua insuficientes y, lo que es más importante, “sin saneamiento”.

“Actualmente en Gaza hay una media de un retrete para 700 niños y familias”, afirmó. “Reubicar a las familias en lugares donde no hay retretes y decenas de miles de personas recurren a cubos o a defecar al aire libre”.

“Sin agua, saneamiento ni refugio, estas llamadas zonas seguras se han convertido en zonas de enfermedades”, añadió.

Elder advirtió que las crecientes tasas de desnutrición y diarrea, combinadas con agua, alimentos y servicios sanitarios insuficientemente seguros, podrían hacer que las muertes infantiles resultantes de enfermedades eclipsaran a las relacionadas con los bombardeos.

Exit mobile version