Un hombre de apellidos Ovares Ramírez tendrá que sentarse en el banquillo de los acusados por el presunto delito de peculado al emplear a una oficinista municipal para labores domésticas en su vivienda. 

La Fiscalía de Probidad, Transparencia y Anticorrupción pidió al Juzgado Penal de Hacienda y de la Función Pública, en una audiencia realizada el 05 de octubre anterior, elevar el caso a juicio.

Ovares fue regidor de la Municipalidad de Cartago por el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) en el periodo anterior, confirmó el Ministerio Público.

Actualmente, el órgano acusador del Estado está a la espera de que el Tribunal de Juicio programe la fecha para el inicio del debate.

Según el Ministerio Público, el imputado fue electo como regidor municipal en el período 2016-2020, lo que, presuntamente, aprovechó para promover un nombramiento ​en el puesto de confianza de Oficinista 1, donde la persona que fuera contratada debía realizar labores administrativas.

Sin embargo, según la tesis de la Fiscalía, el imputado se habría aprovechado de su función de regidor y empleó, en provecho propio, el servicio de la persona que ocupó el puesto señalado anteriormente.

Se presume que, al menos durante ocho días completos, el político ordenó a la funcionaria que, dentro de su jornada laboral, debía desplazarse hasta su casa para labores domésticas y otros oficios que eran ajenos a su puesto de asistente municipal.

La Fiscalía de Probidad señala que la acción de Ovares Ramírez habría ocasionado un perjuicio económico al municipio cartaginés, ya que el salario que recibía la funcionaria era pagado por la Administración Pública.

Exit mobile version