Ante las interrogantes de nicaragüenses que buscan aplicar al “parole humanitario”, el subsecretario interino de Política Fronteriza e Inmigración de Estados Unidos, Blas Nuñez-Netoaclaró varias dudas al respecto, incluyendo información sobre las personas que se encuentran aún en centros de detención en la frontera Sur.

Nuñez-Neto asegura que estas personas no son elegibles para este proceso de parole humanitario pues “está en vigencia para ciudadanos de Nicaragua que están fuera de Estados Unidos en este momento”.

“Los que están en centros de detención migratoria ya están en el proceso legal acá y van a tener que ver cómo sigue ese proceso y pueden ser devueltos a Nicaragua al fin de ese proceso si no establecen una base legal para quedarse en Estados Unidos”, dijo Nuñez-Neto a los medios de prensa locales.

Por otro lado, el funcionario estadounidense explicó que no están imponiendo cuotas a nivel de país en cuanto a las cifras. No obstante, están procesando las aplicaciones en el orden que se reciben y “estamos viendo la demanda de los países”.

El número de migrantes que entrarán al programa humanitario de EEUU será de 30.000 por mes, repartidos entre Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela.

En términos de las vacunas contra el COVID-19 que solicita el gobierno de EEUU para entrar a su territorio, Nuñez-Neto asegura que, en caso de personas que no las tengan, deben comprometerse a vacunarse una vez lleguen al país.

El parole humanitario cumplió el jueves una semana de haberse ampliado para nicaragüenses, cubanos y hatianos.

El proceso debe iniciarse por un patrocinador en Estados Unidos. Es este quien debe presentar la solicitud para un beneficiario nicaragüense que esté afuera de Estados Unidos.

Ese patrocinador debe comprobar que puede proveer asistencia financiera para sus beneficiarios. Una vez aprobada la aplicación, el beneficiario puede empezar su proceso para aplicar.

Cuando el proceso concluye, el ciudadano nicaragüense recibirá una autorización de viaje que le permitirá abordar un avión y volar directamente a Estados Unidos. Ahí podrá aplicar para obtener una autorización de trabajo, lo que le permitirá laborar los dos años que será admitido.

Exit mobile version