Estados Unidos anunció este miércoles que declaró a la Xilacina, también conocida como “tranq” o droga “Zombi”, como una amenaza emergente con el propósito de poder liberar fondos para luchar contra esta sustancia, que causa estragos en el país.

“Es la primera vez en la historia de nuestra nación que una sustancia se designa amenaza emergente”, declaró en rueda de prensa el doctor Rahul Gupta, director de la oficina encargada de la lucha contra las drogas en la Casa Blanca.

Entre 2015 y 2020, el porcentaje de todas las muertes por sobredosis de drogas en las que hubo presencia de Xilacina aumentó del 2% al 26% en Pensilvania.

La Xilacina, autorizada como sedante y analgésico veterinario desde 1972 por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), solo está aprobada para su uso en animales.

Su consumo puede ralentizar la respiración y el ritmo cardíaco de las personas hasta niveles peligrosos y causar infecciones, que pueden provocar la amputación de las extremidades.

Entre 2020 y 2021, la detección de Xilacina por parte de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) aumentó casi un 200% en el sur del país y más del 100% en el oeste.

La designación como una amenaza emergente permitirá al Congreso utilizar los fondos solicitados por el presidente estadounidense, Joe Biden, para los presupuestos de 2024.

“Necesitamos el apoyo del Congreso”, imploró Gupta, para no tener que desviar dinero destinado a otras causas.

El Fentanilo y la Xilacina, ambos sintéticos, se suelen consumir juntos en los Estados Unidos, según la DEA.

En febrero, las autoridades sanitarias estadounidenses lanzaron una alerta de importación para controlar mejor el aprovisionamiento de Xilacina y asegurarse que se destine al uso veterinario.

Exit mobile version