El Departamento de Estado de Estados Unidos criticó la reciente concesión de asilo al expresidente panameño, Ricardo Martinelli, por parte del gobierno de Nicaragua, afirmando que vulnera el Estado de Derecho y pervierte la justicia.

El gobierno nicaragüense informó el miércoles que otorgó asilo a Martinelli en respuesta a una petición del exmandatario, que la semana pasada vio como el máximo tribunal de Panamá confirmó una condena en su contra, que impediría su candidatura a las elecciones presidenciales de mayo.

“Los funcionarios gubernamentales que traicionan la confianza pública deben rendir cuentas”, dijo el subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, Brian Nichols.

“La concesión de asilo por parte de (Daniel) Ortega-(Rosario) Murillo al expresidente panameño Ricardo Martinelli en Nicaragua es otra medida más para socavar el Estado de derecho y subvertir la justicia”, agregó en la red social X en alusión al presidente y la vicepresidenta nicaragüenses.

Mientras tanto, Panamá negó este viernes el salvoconducto al exmandatario, quien busca salir a Nicaragua.

La Suprema Corte panameña confirmó a principios de mes una sentencia de 10 años de prisión contra el exgobernante, quien lideraba las encuestas a los comicios presidenciales de este año.

Managua ya concedió asilo en los últimos años a dos expresidentes centroamericanos, los salvadoreños Mauricio Funes y Salvador Sánchez Cerén, procesados por delitos de corrupción en su país y ambos pertenecientes al izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

Exit mobile version