Ecuador ha tenido una semana de apagones. Las empresas eléctricas iniciaron esta semana racionamientos de energía eléctrica de hasta cinco horas, a causa de una sequía extendida y altas temperaturas, que han reducido los caudales que abastecen las principales centrales hidroeléctricas, de acuerdo con las autoridades.

En la capital se comunicaron a la ciudadanía cortes de cinco horas, mientras que en Guayaquil, en cuyos alrededores está el mayor asentamiento industrial del país, los racionamientos serán de tres horas, al igual que en las ciudades de Cuenca y Manta, las más pobladas de Ecuador.

Tras los racionamientos, el presidente ecuatoriano, Daniel Noboa pidió la renuncia a la ministra de Energía, Andrea Arroba. Asimismo, volvió a decretar este viernes un nuevo estado de excepción a nivel nacional por 60 días debido la grave crisis energética.

Noboa sostuvo, sin dar mayores detalles, que “en ciertas plantas eléctricas ha habido sabotaje, no vamos a permitir que esto pase” y afirmó que su administración ha hecho la denuncia ante la Fiscalía.

A su vez, indicó, el gobierno tiene previsto pagar el 50 % de las planillas eléctricas del mes de abril de todos los hogares ecuatorianos.

El ministerio de Energía notificó a los ecuatorianos de lo que denominó racionamientos temporales para gestionar la demanda a nivel nacional y pidió a la ciudadanía reducir el consumo de energía “en esta semana crítica”, en la que se esperan lluvias que podrían reactivar la generación de energía en las principales centrales hidroeléctricas.

Desde finales del año pasado e inicios de 2024, Ecuador registra racionamientos eléctricos en todo el país como respuesta a la falta de producción de energía ante la demanda nacional debido a una sequía que afecta a las plantas de generación hidroeléctrica.

Fuente www.vozdeamerica.com

Exit mobile version