Las autoridades sanitarias palestinas denunciaron este jueves que el indiscriminado fuego israelí contra personas que esperaban ayuda humanitaria cerca de la ciudad de Gaza acabaron con la vida de 104 personas, hirieron a 280 y que un hospital recibió 10 cadáveres y decenas de pacientes heridos.

Un portavoz del ejército israelí dijo que no tenía conocimiento de ningún bombardeo en ese lugar. Más tarde, el ejército afirmó que decenas de personas resultaron heridas como consecuencia de empujones y atropellos cuando los camiones de ayuda llegaron al norte de Gaza.

Una fuente israelí dijo que las tropas abrieron fuego contra varias personas de la multitud que suponían una amenaza para ellos.

La oficina del presidente palestino, Mahmoud Abbas, declaró que “condena la horrible masacre llevada a cabo por el ejército de ocupación israelí esta mañana contra las personas que esperaban a los camiones de ayuda en la rotonda de Nabulsi”.

El portavoz del Ministerio de Salud de Gaza, Ashraf al-Qidra, dijo que el incidente tuvo lugar en la rotonda de al-Nabulsi, al oeste de la ciudad de Gaza, en el norte del enclave. Los equipos médicos no podían hacer frente al volumen y la gravedad de las lesiones de las decenas de heridos que llegaron al hospital de al-Shifa, agregó.

El director del hospital Kamal Adwan, de la ciudad de Gaza, Hussam Abu Safieyah, dijo que recibió 10 cadáveres y decenas de pacientes heridos del incidente ocurrido al oeste de la ciudad.

“No sabemos cuántos hay en otros hospitales”, comentó a Reuters por teléfono.

Hamás advirtió en un comunicado que el incidente podría hacer fracasar las conversaciones encaminadas a alcanzar un acuerdo sobre una tregua y la liberación de rehenes.

“Las negociaciones llevadas a cabo por la dirección del movimiento no son un proceso abierto a costa de la sangre de nuestro pueblo”, dijo, refiriéndose a estas muertes y afirmando que Israel sería responsable de cualquier fracaso de las conversaciones.

La guerra en Gaza comenzó cuando Hamás envió combatientes a Israel el 7 de octubre, matando a unas 1.200 personas y apresando a 253 rehenes, según los recuentos israelíes.

Las autoridades sanitarias de Gaza afirman que desde entonces se ha confirmado la muerte de 30.000 personas en el enclave y se cree que miles más han quedado sepultadas bajo los escombros.

Fuente www.vozdeamerica.com

Exit mobile version