La diputada por el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), Daniela Rojas, se declaró a favor de un aprovechamiento controlado del oro en Crucitas de Cutris de San Carlos.

La posición de Rojas surge ante el desastre ambiental provocado ahí por la minería ilegal y el saqueo de recursos nacionales que hacen a diario decenas de coligalleros extranjeros, principalmente, ciudadanos nicaragüenses para vender el metal precioso en su patria.  

Para esta diputada rojiazul, Costa Rica pierde hoy la oportunidad de aprovechar minerales que son nuestros y que otros los están robando y frenando el desarrollo de pueblos como Crucitas, que los necesitan.

“¿Qué vamos a hacer? Permitir que se siga explotando de forma desmedida, con prácticas totalmente contaminantes y sin control alguno, o buscar la forma de realizar un aprovechamiento sostenible, en donde se cumplan con los estándares ambientales internacionales», cuestiona Rojas.

La socialcristiana también lamenta que la fiebre ilegal del oro haya dejado sin agua apta para el consumo humano a miles de vecinos de los distritos de Cutris y Pocosol de San Carlos.

Precisamente, en marzo de 2023, la administración Chaves Robles decretó emergencia para Crucitas y cinco comunidades fronterizas más por la contaminación del agua con mercurio, sustancia usada en la minería ilegal.

Daniela Rojas aclara que su propósito no es ampliar el área de extracción, sino que Costa Rica realice un aprovechamiento controlado, con su respectivo pago de impuestos.

“Es necesario permitir, únicamente, en la zona de Crucitas y en cumplimiento del convenio de Minamata y Basilea, un aprovechamiento controlado, que pague impuestos, que tenga que contar con los permisos necesarios, que sea grupos organizados que se pueden responsabilizar y que distribuya esas ganancias para el beneficio de toda la población”, dijo la legisladora.

En una publicación realizada por el medio nacional elmundo.cr, la representante del PUSC en la Asamblea Legislativa lanzó un llamado a unir esfuerzos y revisar la posibilidad de generar un cuerpo normativo, que permita captar esos recursos que hoy le están quitando al país.

Sostiene que aprovechar el oro de Crucitas permitiría generar nuevos empleos en la Zona Norte, impulsar el desarrollo integral de las comunidades fronterizas y, además, detener el daño ambiental totalmente descontrolado que ocurre a la fecha.

Exit mobile version