Más de 20 mil trabajadores nicaragüenses perdieron sus empleos en la industria manufacturera en el último año, según cifras oficiales del estatal Banco Central.

Al menos, 7 empresas de dicho rubro fueron cerrando paulatinamente entre los años 2022 y 2024.

Aunque la entidad estatal no menciona las razones del cierre de estas empresas transnacionales, economistas consideran que podría obedecer a la inestabilidad política e inseguridad jurídica.

«Cuando una economía se ve amenazada, las empresas empiezan a dudar una vez más y más frecuentemente, si seguir reinvirtiendo o invirtiendo en un país», opina Daniel Suchar, economista.

En los primeros dos meses de 2024, el desempleo y el subempleo aumentaron, según el Instituto Nacional de Información y Desarrollo (INIDE). El desempleo creció un 0.5% en relación con el año anterior, mientras que el subempleo o empleo informal incrementó casi un 2%.

«La situación de desempleo, de subempleo, de carestía de la vida, de bajos salarios, es mitigada por el trabajo de los familiares en el exterior», señaló el también economista, Enrique Sáenz.

Pese al aumento del desempleo y subempleo, la economía nicaragüense se ha mantenido estable.

«Todos los nicaragüenses debemos aprovechar, primero, el buen momento que está teniendo la economía, es decir, tres años de crecimiento económico», afirmó Ovidio Reyes, presidente del Banco Central de Nicaragua.

Si bies es cierto que la economía se ha mantenido sólida en los últimos tres años, el Fondo Monetario Internacional (FMI) atribuye esa buena bonanza al crecimiento de las remesas.

Exit mobile version