Conozca a “Toñito” Ruiz el fotógrafo de los Toros: aquí las fotos de la afición

Antonio Ruiz Esquivel, más conocido como “Toñito Ruiz”, es una figura que evoca imagen, color, naturaleza. Tiene hoy 67 años y una vida completa dedicada a la fotografía en la Región, principalmente en su natal San Carlos, donde nació hace más más de seis décadas en Venecia.

Desde hace más de un año es el fotógrafo oficial del equipo de San Carlos. Realiza su trabajo con pasión y mística para capturar las mejores imágenes. En los partidos en y todo momento no se le puede ver tranquilo. Está en constante movimiento para tomar la mejor foto.

Esta semana con motivo del gane del campeonato por los Toros del Norte, Toñito ha captado los momentos más alegres de jugadores y aficionados norteños.

Pocos en el país tienen tanta trayectoria en la fotografía paisajística de la Región como Toñito Ruiz, donde destaca la mayor parte de sus obras de lugares geográficos únicos con paisaje espectaculares. Una de estas imágenes captadas a largo de sus años son las erupciones del Volcán Arenal que le han dado vuelta al mundo y se venden en postales tanto en sitos turísticos tanto nacionales como extranjeros.

Cuenta que en 1986, cuando trabajaba en Foto Estudio Sant en Ciudad Quesada, donde se inició en la fotografía lo llevaron a conocer el Volcán Arenal, era el día de San Pedro y San Pablo. Narra que mientras estaba en Tabacón con grupo de turistas le dijeron que había tenido mala suerte porque el volcán estaba nublado y no se vía nada.

“Yo me fui para un lugar cerca de ahí con la esperanza que se despejara y así ocurrió y pocos minutos zassssss….se despejó completamente y se vino una erupción de ceniza increíble. Yo estaba con la cámara en mano y pude tomar una foto impresionante”, cuenta que está es una de las principales fotos que más ha destacado.

La otra gran foto de una erupción del Volcán Arenal la tomó meses después en la noche. La tomó desde una isla del Lago Arenal, donde fue ocho meses seguidos dos veces por semana durante toda una noche para lograr la foto que quería y espera la erupción que se reflejara en el agua del lago hasta que la consiguió con la abertura del diafragma y el aza ideal para lograr el resplandor deseado.

Dichas fotos le han dado la vuelta al mundo y se exhiben en galerías de oficinas turísticas tanto nacionales como extranjeras, también se venden como postales en venta de suvenires.

“Gracias a estas fotografías la Fortuna se dio a conocer internacionalmente, porque los turistas donde veían estas fotos del volcán, decían que querían venir a conocer el lugar”, expresa con orgullo Toñito.

Toñito ha recorrido cada rincón de la Región capturando las mejores imágenes de los más bellos paisajes de esta zona y se emociona cada vez que cuenta sobre sus viajes y cómo en el pasado la policía, municipalidad y las Cruz Roja le colaboraba con él para que hiciera las mejores imágenes. Dice que la cámara no las suelta ni para ir al baño.

En 1996 ganó el concurso latinoamericano de fotografía, llamado “Canon Latin America” sobre rostros de mujeres hermosas.

Empezó limpiando pisos

Hoy no deja de recordar cómo fue a parar a esto de la fotografía cuando tenía apenas 17 años a lo sumo.
“Allá por 1970 papá que conocía a Julio Santamaría, dueño de “Foto Estudio Sant” de Ciudad Quesada, y le dijo que si no tenía algún trabajo para mí y don Julio, que en paz descanse, le dijo que fuera a ver que ponía hacer. Me puso de misceláneo, me tocaba que limpiar el local, pero a los pocos días yo ya hacía de todo. Hacia revelados retoques, secado y recuadros en un tiempo en que la fotografía toda era en blanco y negro y los revelados a color tenían que enviarse a Nicaragua”. Recuerda.

Cuenta Toñito que en Foto Estudio Sant trabajó más de 20 años, hasta los años noventa, cuando decidió independizarse y crear su propia empresa de fotografía: “Galerías Ruiz”, donde ya empezaba trabajarse el color y tenía muchas ofertas de trabajo de instituciones locales, políticos, empresas, además de cubrir eventos sociales. Aquí fue cuando adquirió su primera cámara una Minolta con un lento fijo de 28 milímetros, traída de Panamá y que le costó ₵8 mil.

“Yo le tomé fotos la actual puente de la vieja desde que lo empezaron hacer hasta que lo terminaron, también al actual Estadio Nacional. La UNAFUT me contrató para le tomar en todo el proceso de construcción, también fui el fotógrafo oficial en la ordenación de Ángel San Casimiro, primer obispo de la Diócesis de Ciudad Quesada”, recuerda, entre otros proyectos que no se cansa de enumerar

Hoy a sus 67 años Toñito Ruiz, dice estar más activo que nunca a veces se levanta a las 3:00 a.m. a tomar fotografías y dice estar más enamorado que nunca de las imágenes que sólo la compara con la belleza de la música.