La alcaldesa de San Carlos, Karol Cristiana Salas, en una publicación realizada ayer lunes en redes sociales, se despidió de los sancarleños a un mes de dejar su cargo, el próximo 1 de mayo.

La alcaldesa brinda un informe donde destaca el trabajo de la  mayoría de los trabajadores del Gobierno Local, el reto que significó ser la primer mujer en ocupar la alcaldía de San Carlos en 100 años y el papel que jugó el Concejo Municipal en su paso por la alcaldía.

¨Ingresar a la Municipalidad fue descubrir un sistema institucional que tiene dos caras: por un lado y que es muy satisfactorio, está el equipo de funcionarios honestos y honorables que tratan de hacer correctamente su trabajo aplicando los reglamentos y leyes según corresponde y en beneficio de los ciudadanos, y por otro lado, que es lo más lamentable, está el otro grupo de funcionarios que han utilizado el sistema público para beneficio propio y de unos pocos mediante lo que todos conocemos como corrupción, y que además maquillan o tapan astutamente sus acciones para que siga la fiesta, que al final pagamos todos los ciudadanos sancarleños¨ Dice en su informe Karon Salas

En su publicación la alcaldesa también señala que logró una ejecución real del 85,51% en el año 2022 y una ejecución con compromisos de pago del 84,15% en el año 2023.

Destaca que la nota para este último año hubiese alcanzado el 91% si los regidores no hubiesen improbado la última variación presupuestaria donde dejaron 1500 millones congelados en las cuentas bancarias para evitar que como alcaldesa ejecutara proyectos de caminos, lo que finalmente afectó a dieciséis comunidades sancarleñas que no pudieron ver con ese presupuesto su camino mejorado y asfaltado.

¨¡Muchas gracias sancarleños, juntos hicimos historia!

Al terminar el mes de abril también será el final de mi etapa política de este período en la Municipalidad de San Carlos donde asumí una Vicealcaldía en el año 2020 y luego me correspondió ejercer como Alcaldesa. Así que quiero aprovechar este último mes para agradecer a cada sancarleño que me dio su voto de confianza, que creyó en mi trabajo y capacidades, y que me apoyó en todo este proceso. ¡Muchas gracias de todo corazón!

Ingresar a la Municipalidad fue descubrir un sistema institucional que tiene dos caras: por un lado y que es muy satisfactorio, está el equipo de funcionarios honestos y honorables que tratan de hacer correctamente su trabajo aplicando los reglamentos y leyes según corresponde y en beneficio de los ciudadanos, y por otro lado, que es lo más lamentable, está el otro grupo de funcionarios que han utilizado el sistema público para beneficio propio y de unos pocos mediante lo que todos conocemos como corrupción, y que además maquillan o tapan astutamente sus acciones para que siga la fiesta, que al final pagamos todos los ciudadanos sancarleños…Refiriéndome a la corrupción en la Municipalidad, debo decir que para algunos casos logré abrir los procesos de investigación y los procesos administrativos, y para otros el reporte a las autoridades judiciales, de lo cual conocerán más detalles próximamente. Lo cierto es que se requiere de mayor tiempo para todo lo que hay que limpiar y ordenar en la Municipalidad…

De esta forma debo decir que me retiro impresionada de la gran capacidad y el compromiso de los buenos funcionarios para que día a día se logre un mejor desarrollo del cantón, generando el mayor valor público posible, pero también debo decir que me retiro totalmente indignada de lo sucia, profunda y descarada que es la corrupción que existe en la Municipalidad y que afecta ese desarrollo que tanto queremos en San Carlos, y que principalmente perjudica a las familias más desfavorecidas y de las zonas más alejadas porque las soluciones a sus necesidades no llegan a tiempo.

Sin embargo, es preciso decir que mucho se logró avanzar en diferentes ámbitos como por ejemplo la recuperación de espacios públicos para favorecer la reactivación económica y la recreación, tal es el caso del Parque de Ciudad Quesada; en materia de Seguridad Ciudadana con el fortalecimiento de la Policía Municipal, la cual se equipó con patrulla, armas, y equipo básico con el que no contaban, así como también se formuló el proyecto de Cámaras de Vigilancia y Centro de Monitoreo que pronto será instalado; de igual forma se avanzó en materia de Infraestructura Vial con la aplicación de pruebas de laboratorio para certificar la calidad de los asfaltados ya que esto nunca se había realizado en nuestro cantón, y con la formulación del proceso de compra por demanda de maquinaria amarilla para iniciar el proceso de renovación de la misma que se encuentra en pésimo estado; y con respecto a la Planificación y Presupuestación se implementó un nuevo modelo llamado Gestión para Resultados en el Desarrollo que permite mayor orden y control de los fondos públicos a la hora de proponer, justificar y ejecutar proyectos, lo cual no existió en más de veinte años atrás… sólo para mencionar algunos logros en beneficio del cantón.

Les cuento que incursionar en la política no estaba en mis planes, pero sí en los planes de Dios, y a Él le agradezco que me haya acompañado en cada día de mis funciones y sobre todo que me haya protegido y fortalecido en los momentos más difíciles. Y es que cuando acepté el reto como Vicealcaldesa también entendí que probablemente debía asumir como Alcaldesa en algún momento, y así sucedió, primero como Alcaldesa interina por el caso Diamante, y luego como alcaldesa en pleno derecho cuando el exalcalde perdió las credenciales. Lo que nunca sospeché fue topar con un Concejo Municipal donde “brilló” el comportamiento irrespetuoso de los nueve regidores, y de muchos síndicos también, con insultos, burlas, ofensas, gritos y amenazas en mi contra, y peor aún, entrabando mi trabajo administrativo, donde realmente lo que hicieron fue afectar el bienestar y progreso del cantón.

De tal forma, que solo de la mano de Dios y con el apoyo de un equipo de funcionarios comprometidos pude salir adelante ante tanta violencia política y cumplir con mi trabajo, logrando una ejecución real del 85,51% en el año 2022 y una ejecución con compromisos de pago del 84,15% en el año 2023, siendo que la nota para este último año hubiese alcanzado el 91% si los regidores no hubiesen improbado la última variación presupuestaria donde dejaron 1500 millones congelados en las cuentas bancarias para evitar que como Alcaldesa yo ejecutara proyectos de caminos, lo que finalmente afectó a dieciséis comunidades sancarleñas que no pudieron ver con ese presupuesto su camino mejorado y asfaltado.

Mi paso por la Municipalidad de San Carlos, como la primera mujer que asume la Alcaldía en más de 100 años de historia, implicó largos días de trabajo, reuniones, giras a las comunidades, estudio de expedientes, atender emergencias, atender denuncias, ordenar y resolver, y mucho más. Todo esto me demostró que desde la función pública se puede hacer el bien a los demás si se trabaja con transparencia y honestidad, y le demostró a los ciudadanos sancarleños que sí es posible la transformación positiva de la Municipalidad, y que sí o sí, debemos luchar por limpiar la corrupción de nuestro cantón, donde la única forma de lograrlo es participando y ejerciendo la función pública sin condicionamientos y con el mayor compromiso de cumplirle a los ciudadanos sancarleños.

Así que me despido agradeciendo una vez más a Dios, a mi familia y a todos los que estuvieron a mi lado en esta etapa que cierro con la satisfacción de haber cumplido con mi deber. De igual manera les invito para que sigamos uniendo esfuerzos para rescatar a nuestro cantón, y al mismo tiempo a nuestro bello país, de las garras de la corrupción y de la politiquería barata que tanto daño han hecho a las familias sancarleñas¨.Karol Salas Vargas Alcaldesa de San Carlos

 

Exit mobile version