Vecina del Jocote de Pocosol se abre paso en la producción de raicilla orgánica

Yerlin Talavera, vecina del Jocote de Pocosol y egresada del “Programa Mujer y Semilla” que impulsa el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), logró crear un huerto de producción de raicilla orgánica gracias a su capacitación recibida por el Centro Nacional Especializado en Agricultura Orgánica del INA (CNEAO).

Según información del INA, el día de su graduación recibió la noticia que el huracán Otto arrasó su parcela, en el Jocote de Santa Rosa de Pocosol, a 10 minutos de la frontera con Nicaragua.

“No hay palabras para explicar cómo encontré este lugar, todo quedó destruido, lo único que quedó en pie fue mi casa, que estaba inundada. Y así, de la nada, con ayuda de mis hijos y mi compañero, inicié un semillero de raicilla (nombre popular de la planta ipecacuana). En estos momentos estoy en capacidad producir, de forma orgánica, más del doble que cuando inicié y la idea es seguir creciendo”, indicó.

Asegura que, en la zona, ella y su excuñada, quien también se graduó de “Mujer Semilla”, también aprovechan lo aprendido para enseñar a sus familiares y vecinos la forma de producir abonos y plaguicidas orgánicos y evitar el uso de agroquímicos.

Vecina del Jocote de Pocosol se abre paso en la producción de raicilla orgánica, MUJER Y SEMILLA INA 2.jpg

Programa que coordina el INA

Este programa es una realidad gracias al trabajo y coordinación del INA, por medio de la Asesoría de Desarrollo Social, el CNEAO, el Instituto Mixto de Ayuda Social y el Instituto Nacional de la Mujer.

Las egresadas de las cinco generaciones del programa “Mujeres Semilla Gestoras de Vida”, que imparte el CNEAO, ya obtienen los frutos de los conocimientos y técnicas aprendidas en producción agrícola en armonía con el ambiente.

El objetivo de este programa, de tres meses de duración, es formar nuevos liderazgos en el área de la agroecología que impulsen proyectos emprendedores para generar bienestar y soberanía alimentaria en las comunidades. Las egresadas, en su mayoría, desarrollan proyectos como por ejemplo viveros de plantas medicinales, huertos agroecológicos, producción y rescate de semillas criollas, entre otros, que generan recursos para mantener a sus familias.