Upala nunca será la misma después de “Otto”

Luego de cuatro meses de que el Huracán Otto azotara Upala, sus moradores intentan rehacer sus vidas en medio de una estela de dolor y miseria dejadas por el paso de este fenómeno que se ensañó con este cantón fronterizo, de por sí, por años marginado por los gobiernos.

Comerciantes, agricultores, y vecinos en general han empezado a levantarse de las cenizas y tratar de hacer una vida normal, pese a las pérdidas sufridas, de todo tipo .

A juicio de su alcalde Juan Acevedo y de sus moradores, la vida aquí nunca será igual después de “Otto”, habrá un antes y un después del huracán.

El miedo  acompañará sus  pobladores por siempre. Las inundaciones transformaron el paisaje del cantón y la vida cotidiana de sus habitantes.

En un recorrido por Upala pudimos constatar cómo los comerciantes, agricultores y personas que lo perdieron todo, intentan  levantarse, pese a las necesidades y promesas del gobierno que no llegan o se demoran en llegar.

En el centro de Upala el comercio ha tomado de nuevo su aire, lo más parecido a lo normal, y sólo quedan las marcas del agua y barro que inundó locales y casas.

Todavía se puede ver gente con palas sacando arena de sus lotes y reconstruyendo viviendas y locales comerciales.  Los más de 48 mil habitantes de este cantón buscan olvidar este capítulo negro en la historia de su pueblo.

Pese a las buenas intenciones del gobierno y la declaratoria de  zona de emergencia del cantón, los recursos no llegan tan rápido como los afectados desean y hay que trabajar porque hay que comer todos los días porque las ayudas a los damnificados ya dejaron de llegar y lo que queda son promesas y directrices.

Roberto Uzaga, vecino y comerciante del cantón asegura que el dinero que prometió el gobierno no ha llegado a los más necesitados y a la fecha no ha recibido ni un cinco. En  el Instituto Mixto de Ayuda Social  (IMAS) le han  dicho que no califica para ayudas porque no está en extrema pobreza, pese a que calcula sus pérdidas en ₵8 millones.

“Estoy a la espera del fondo que maneja el Banco de Costa  Rica  para emergencias o desastres naturales, que el gobierno dijo que agilizaría con  interés de 4.6% pero tengo dos meses de estar esperando que me digan cuándo puedo llevar a formalizar mi préstamo. Nos dicen que las directrices no están dadas”, asegura.

Este ha sido uno de los principales escollos que enfrentan los, aproximadamente, 246 comerciantes afectados. Pese a que abrió cartera de crédito para los afectados, la mayoría no puede acceder a éstos porque no son sujetos de crédito.

También los que perdieron todo, incluidas sus casas que suman 62 familias, esperan ser reubicadas en algún lugar y contar con viviendas,  pero esto no se ha dado. Algunas viven con otros familiares y otras, el IMAS les ayuda con el pago de alquiler, pero siguen en el limbo.

Una situación parecida viven los agricultores afectados, autoridades de Agricultura realizan una valoración de daños. A la fecha se han cubierto algunas necesidades, pero no las pérdidas.

Otro de los grandes problemas que enfrentan los  comerciantes y vecinos es que luego del huracán, la Comisión Nacional de Emergencia estableció nuevas zonas de riesgo en el mapa de Upala. La mayor parte del Centro de Upala está ubicado en zona de riesgo, por lo tanto, el municipio no puede dar permisos de construcción y gran parte del sector construcción se ha paralizado.

A juicio de Acevedo se les obliga a construir en otras zonas, lo que es interpretado como una forma  de reubicar Upala en otro lugar por los mismos  pobladores. Situación que se da también en algunos distritos.

Así  las cosas, los vecinos de Upala intentan levantarse, por sí solos, como lo han hecho siempre en medio de promesas y paliativos  que no curan la enfermedad.

Para el alcalde Juan Acevedo lo positivo del huracán ha sido que los ojos del país y del gobierno se han vuelto hacia Upala. La declaratoria de emergencia permitirá que destinen recursos en obras de infraestructura, algo que no se había dado antes de  “Otto”.

¢21 mil millones se necesitan para reconstruir Upala

La Municipalidad de Upala presentó un informe a la Comisión Nacional de Emergencias donde calcula los daños en ¢21 mil millones, recursos necesarios para la reconstrucción de Upala, sólo en la parte de infraestructura.

De este monto posiblemente sólo se girarán 9.5 mil millones que son las obras apuntadas por el  gobierno local como extrema urgencia o prioritarias.

Según Juan Acevedo, Alcalde de Upala, se afectaron 36 puentes, 120 caminos de una red vecinal de 1000 kilómetros.

La CNE junto con otras instituciones públicas se ha dado a la tarea de  restablecer la red vial, reparar puentes  y drenar ríos. El tema de mayor importancia incluido en el informe es el de infraestructura vial, que representa un costo de ₵16.639.749  necesarios para reconstruir caminos y puentes afectados en todo el cantón.

Acueducto

Contemplados en este informe, también destaca la reconstrucción de los pasos afectados del acueducto, la extracción, traslado, tratamiento y disposición final de los residuos no tradicionales y electrónicos producto del fenómeno, rehabilitación de los servicios informáticos y comunicación en la Municipalidad de Upala mediante la recuperación del equipo y redes perdidas durante las inundaciones del Huracán Otto.

En el área de Desarrollo Urbano se ha incluido la rehabilitación de Drenajes Urbanos: extracción, limpieza, reconstrucción de alcantarillas y drenajes de las ciudades de Upala, Bijagua, Canalete y Aguas Claras, de igual manera la reconstrucción de aceras en los sectores antes mencionados.

Se solicitaron 20 palas excavadoras y 20 “backhoes” para  intervenir ríos aterrados de material que podrían volver a inundarse.

Se hicieron trabajos en el  Río Bijagua en el sector de Altamira, además de la limpieza y recuperación del camino en esta zona.

Dicho proyecto se ejecutó con maquinaria contratada por la Comisión Nacional de Emergencias y fiscalizado por la Municipalidad de Upala, con el fin de evitar posibles inundaciones como la sucedida durante el paso del  Huracán Otto.

Se ha trabajado en la rehabilitación de la ruta 164, canalización del río Guacalito y se llevó alimento para el ganado de la zona. Esta se contempla como  parte de las principales necesidades interpuestas por los vecinos de Armenia.

También se han  reactivado pueblos como Las Milpas, Guacalito y también el distrito de Aguas Claras.

Se han coordinado acciones con Álvaro Escamilla, de la sección de Obras Pluviales del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT).

Municipalidad trabaja de la mano con gobierno

La Municipalidad de Upala y Gobierno de la República trabajan en conjunto para levantar el cantón afectado por el huracán.

Ana Josefina Güell, viceministra de Desarrollo Humano e Inclusión Social es la delegada oficial del Gobierno Central y junto a ella, el municipio coordina acciones para levantar el Cantón.

Güell aseguró a medios locales que no pretenden reubicar la población de Upala como se ha dicho, sino que buscan delimitar zonas de riesgo y educar a la población para implementar  medidas de seguridad ante posibles inundaciones o riesgos.

Por otra parte, el gobierno abrió los llamados  “Kioscos informativos”, coordinados por el Ministerio de Economía, Industria y Comercio para asistir e instruir a las personas que deseen levantar sus actividades económicas, donde ofrece ayudas por medio de bancos.

Estas ,entre otras, son parte de las acciones que se han hecho luego de dos meses del Huracán Otto.

Compartir

Periodista Licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva UCR –

Tres veces ganador del Premio Nacional de Periodismo Jorge Vargas Gené / Óscar Cordero Rojas y mención honorífica, Premio Nacional Ángela Acuña Braun –

Correo: geraquesada@gmail.com