UCR impulsa producción de galletas, batidos y barritas a base de insectos

Los insectos pueden comerse enteros o en preparaciones sencillas. También pueden servir de materia prima para la elaboración de productos como galletas, barritas, batidos, entre otros, detalla una información del Universidad de Costa Rica (UCR)

De acuerdo con la UCR en el mundo existen al menos 1900 especies comestibles diferentes, entre las más populares están: los escarabajos, orugas, abejas, avispas y hormigas; en Costa Rica ya se pueden adquirir insectos comestibles en el mercado.

El proyecto que se impulsa en la UCR se llama: “Consumo de insectos y su aplicación en matrices alimentarias en Costa Rica: retos y oportunidades de una estrategia potencial para el fortalecimiento de la seguridad alimentaria nacional” inició este 2019 con la primera etapa que consiste en identificar a los emprendedores, comercializadores, investigadores, empresas y chefs relacionados con los insectos comestibles en Costa Rica”.

El estudio que se extenderá hasta el año 2021 aportará criterios tecnológicos para futuros desarrollos de alimentos inocuos y de calidad que incorporen insectos como materia prima. Además, articulará el conocimiento desarrollado en este tema por la Escuela de Nutrición, la Escuela de Biología y el Museo de Insectos de la Universidad de Costa Rica (UCR).

De acuerdo con la UCR proyecto está a cargo de las investigadoras del Centro Nacional de Ciencia y Tecnología de Alimentos (CITA) M.Sc. Pilar Fallas Ramírez, Lic.Cristina Azofeifa Sánchez, Lic. Ana María Quirós Blanco y el Ph.D. Óscar Acosta Montoya.

Según la UCR los insectos pueden convertirse en pasta o molerse para hacer harina, y también pueden extraerse sus proteínas para dar origen a nuevas opciones de  Insectos como fuente de alimento

A nivel mundial se reconoce que los insectos proporcionan proteínas y nutrientes de alta calidad en comparación con la carne y el pescado. A pesar de las ventajas, en los países occidentales el rechazo del consumidor sigue siendo una de las grandes barreras para que los insectos se consideren fuentes viables de proteína, según la Organización Mundial para la Alimentación (FAO por sus siglas en inglés).

Según el artículo en Costa Rica se ha observado un incremento en el interés del uso de insectos como alimento, según indican las personas investigadoras del CITA. Es por esto que el proyecto plantea estudiar las prácticas actuales de producción de insectos, así como innovar en el desarrollo de alimentos inocuos que pueden ser elaborados a partir de insectos como materia prima. Lo anterior con el objetivo de generar y transferir el conocimiento a los emprendedores y la comunidad científica.

El proyecto además propone identificar las potenciales especies de insectos para uso alimenticio en Costa Rica y generar un panorama inicial sobre la disposición de la población al consumo de alimentos con insectos. El grupo de investigación busca responder a las siguientes preguntas: ¿Qué tan anuente está el costarricense a consumir este tipo de alimentos?, ¿Cuáles son las barreras mentales a las que se enfrentarán industriales del futuro intentando lanzar al mercado este tipo de alimentos?