Serie del mes: Comentario a “The Crown”

Cinematográficamente nos encontramos en un trance sociocultural. Ya el cine no es como antes, parece que la ficción se ha colocado como el género que mueve masas y, añadido a esto, los “biopics” son la sensación en cuanto a series se refiere.

La serie.

Para entender un poco de la historia de esta serie yo recomendaría ver primero “El discurso del Rey” para comprender cómo es que Isabel llega al reinado de Inglaterra (no le correspondía a ella) aunque la serie en sus primeros capítulos intenta explicarlo a modo de resumen.

La producción, que actualmente consta de dos temporadas de 10 capítulos cada una, narra los momentos de mayor importancia en la vida de Isabel II, la actual reina del Reino Unido. Su relación con su familia, aprender a ser reina y comportarse como tal y mezclarse con la clase política británica son los ejes centrales de la producción, que, por momentos brilla de gloria ante los momentos históricos del país (Winston Churchill es impecable, por ejemplo).

Es tal el detalle con que se decora cada minuto de la serie, que es merecedora de llevar el título de “la serie más costosa de la historia”, al menos hasta este momento, con un costo de 12 millones de dólares por cada capítulo (120 en total).

De producción propia de Sony Pictures y Left Bank Pictures, la serie puede observarse en Netflix. La tercera temporada aún no tiene fecha de estreno, se dice que el próximo año, pero su rodaje se está llevando a cabo con actores distintos para adecuar la imagen física de los personajes conforme pasan los años dentro de la misma.

Serie del mes Comentario a The Crown 1

El comentario.

Cuando vi por primera vez la serie tuve el primer impacto con el intro; aunque sólo sean escenas a detalle de la corona de la reina, la música lo convierte en más que una introducción regular, dándole solemnidad en una partitura in crescendo hasta culminar con el título de la serie. Con sólo saber que Hans Zimmer se encuentra detrás del tema principal, es suficiente para asegurar la calidad del mismo. La banda sonora en general, producto de Rupert Gregson-Williams es buena pero no opaca la fuerza del tema principal.

El segundo aspecto que me pareció que le da mucha fuerza a la producción fue la cinematografía. Cada toma no fue elegida deliberadamente, sino que, pareciera una foto planeada y que es envuelta por el entorno; artículos de la época, los adornos, todo el Palacio de Buckingham y otros escenarios fueron ambientados de tal manera que nos hacen introducirnos a modo de protagonistas también.

Finalmente, pese a que en términos generales la serie es excelente, hay algo que la serie subraya conforme avanzan los capítulos: la reina es humana y, por tanto, frágil y expuesta a cometer errores.

Aunque en la serie resaltan que quien está bajo la corona es un “elegido por Dios” (hasta celebración religiosa y unción debe hacerse para coronarse como tal), Isabel inicia su reinado con cierto temor a tomar decisiones tanto política como familiarmente. Es tan profundo este tema que parte del sufrimiento que vive la protagonista es producto de la complicada relación con su esposo, el duque de Edimburgo y la clase política que se muestra indiferente a la reina debido a su condición de mujer.

WhatsApp Image 2018-07-24 at 8.45.51 AM

Con una sociedad que divide su interés por apoyar o no a la corona británica, Isabel tiene la responsabilidad de hacer que el pueblo crea en la corona, que se deje amar tanto como el Reino Unido lo hizo con su padre Jorge VI y que su familia no se vea destruida pese a los escándalos de infidelidad y adulterio con los que deberá lidiar en un intento fallido de discreción.

Y no somos ajenos a vivir esas cosas; también todos tenemos un poco de sangre real, debiendo solucionar cuanto obstáculo se interponga en el camino, madurando a través de ello.

A favor. Es casi perfecta; la música y la dirección artística son impecables.

En contra. Verla durante el día puede provocar que ciertas escenas se vean oscuras. ¿Fue intencional o un error de producción?

Saludos!