Quedé maravillado de esta zona tan bella

  • Porfirio Rodríguez Arroyo, dedicado de Expo San Carlos Internacional 2017

Presentes estábamos en el “agasajo”, que es una actividad que organiza la Expo San Carlos para dar inicio oficial a las actividades relacionadas con la feria. A dicha actividad, muy familiar por cierto, fuimos invitados para rendir homenaje a una persona conocida por sus valores y amabilidad, que entre otras cosas, le hicieron merecedor de dicho homenaje.

Con un caminar pausado, su frente en alto propia de alguien a quien los años le han dado más alegrías que tristezas, rodeado de una multitud, entre ellos hijos, nietos, familiares y amigos, hizo su entrada don Porfirio Rodríguez Arroyo, dedicado de Expo San Carlos 2017.

Después del protocolo y de unas cuantas risas y abrazos llenos de cariño por parte de los presentes, pudimos sacarlo de toda aquella actividad para hablar con él. Nos encontramos con don Porfirio, quien transmite la sencillez propia de aquellos señores que con sudor y lágrimas han puesto las bases sobre las que se asienta el progreso de la Región Huetar Norte.

Se casó con doña Eloísa Jiménez Víquez, con quien procreó 4 hijos: Marvin, Alberto, Vilma y Rosita. Al hablar de su familia, su rostro se ilumina, haciendo notar el gran cariño que le profesa.

Zarcereño de nacimiento, don Porfirio nos relata que en sus inicios como ganadero, se dedicó a la finca lechera de su papá, donde también fue el chofer de la familia durante 25 años, oficio que le dejó gran satisfacción por haber sido de ayuda en los últimos años de vida de sus padres.

Sobre su traslado a Monterrey, nos cuenta que hace 50 años conoció dicho distrito, en un momento en que el acceso era caminando, a caballo o en avioneta. Su primer viaje, con un costo de ¢25, lo hizo en una de las avionetas del reconocido aviador Alejandro Romero. “Fue una experiencia maravillosa e inolvidable”, nos comenta mientras sus ojos se dirigen al cielo, como quien busca imágenes que sólo él puede ver.

“En otro de los viajes me traje a mi hermano Alfredo, y después uno a uno a todos mis hermanos, para que se maravillaran, tanto como yo, de esta zona tan bella. Alfredo compró unos terrenos a ¢300 por manzana. Yo empecé mi negocio acá a medias con algunos amigos, y al tiempo, me hice de mi propios terrenos”, dijo don Porfirio. “Recuerdo haber encontrado acá a don Domingo Vargas, pionero de Monterrey, quien me dio todo el soporte y amistad; realmente me sentía como en casa”, aseguró.

Pionero del ganado híbrido

Su primer intento por producir leche en tierras bajas fue toda una experiencia, ya que se trajo unas vacas Holstein de Zarcero, pero el calor de Monterrey fue demasiado para ellas y terminaron muriendo.

“Ante esta situación tan triste, opté por hacer híbridos de doble propósito. Conseguí semen de la raza indobrasil para inseminar “vacas lecheras finas”, lo que nos produjo un ganado que servía para dar leche, para carne y resistente al clima de Monterrey”, dijo don Porfirio lleno de satisfacción y con la misma ilusión de aquellos años.

“Hoy me tocó a mí”

Sobre la dedicatoria de Expo San Carlos 2017, don Porfirio nos dice que le tomó por sorpresa, y que le embarga un sentimiento de felicidad. “No esperaba tanto honor para mí”, nos dice.

“Agradezco a la Junta Directiva de la Cámara, por este reconocimiento. Es algo que nunca había vivido, y aunque no lo merezco, será inolvidable para mí”, aseguró don Porfirio.

Para finalizar tan amena conversación, don Porfirio quiso dirigir unas palabras a las actuales generaciones. Les aconsejo lo siguiente: sus padres llegaron más allá que sus abuelos, por lo tanto, de la misma forma, lleguen ustedes un peldaño más arriba que sus padres, piensen siempre en mejorar; los reto a ello.

Compartir

Periodista Licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva UCR –

Tres veces ganador del Premio Nacional de Periodismo Jorge Vargas Gené / Óscar Cordero Rojas y mención honorífica, Premio Nacional Ángela Acuña Braun –

Correo: geraquesada@gmail.com