Nueva política refuerza acceso al agua y a su protección

banner principalPolítica Nacional de Agua Potable 2017-2030 promueve el acceso a este derecho humano, la protección del recurso hídrico y el fortalecimiento de las capacidades institucionales

De acuerdo con el gobierno, este instrumento estratégico guiará las acciones durante los próximos 15 años para aumentar y consolidar la exitosa cobertura de este servicio en el país (un histórico 93,9% en 2017), proteger el recurso hídrico, enfrentar los retos del cambio climático y fortalecer las capacidades de los actores involucrados.

“La PNAP favorecerá el desarrollo de los pueblos y de los sectores productivos en nuestro país y será un pilar en el fortalecimiento de la gobernanza en la gestión del agua potable, asumiendo los enfoques del derecho humano a este servicio, la igualdad y equidad de género y la participación ciudadana”, dijo la Vicepresidenta de la República, Ana Helena Chacón.

93,9% de cobertura de agua potable en Costa Rica

La construcción de este instrumento involucró al Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA), el Ministerio de Salud, el Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE), municipalidades, ASADAS, la Organización Panamericana de la Salud y otras instituciones.

“Esta Política se construyó a partir de talleres con participación de todos los sectores involucrados. En ella se establece el acceso al agua como un derecho humano fundamental y se plantea el cambio climático como uno de los retos fundamentales”, señaló la presidenta ejecutiva del AyA, Yamileth Astorga.

El seguimiento y evaluación de la misma se dará gracias a planes de acción de 5 años. Además de este instrumento de planificación, el AyA ha impulsado una inversión de ₡260 millones desde el 2014 en proyectos de infraestructura de acueductos y de saneamiento.

banner entre parrafos

Ejes de la política

De acuerdo a información del gobierno, la Política Nacional de Agua Potable cuenta con cuatro ejes: la promoción de una nueva cultura del agua, la inversión en infraestructura y servicio, la gobernanza del agua potable y la gestión ambiental.

La nueva cultura del agua pretende favorecer el conocimiento y actitudes en la población sobre la adecuada gestión del recurso hídrico. Por su parte, el eje de infraestructura busca modernizar las instalaciones e invertir en infraestructura resiliente (con capacidad preventiva y de respuesta ante eventos adversos).

La gobernanza del agua potable apunta a mejorar la gestión social y la participación de la ciudadanía, fortalecer las capacidades de las instituciones y promover las alianzas público-comunitarias y público-privadas para habilitar los servicios donde se requieran. Por último, el eje de gestión ambiental promueve la planificación, los monitoreos de las cuencas hidrográficas y los acuíferos, así como la gestión del riesgo para la reducción de los desastres.

Este nuevo instrumento complementa las dos políticas elaboradas recientemente bajo la dirección del AyA: la Política Nacional de Saneamiento en Aguas Residuales (2016-2045) y la Política de Organización y Fortalecimiento de la Gestión Comunitaria de los Servicios de Agua Potable y Saneamiento.

banner pie