Los “quiebrapanes” atacan

El 1 de noviembre del presente año, Wilson Chaves, propietario de la Panadería Ale, ubicada en Zarcero, denunció de manera pública una práctica desleal que según él es común en el gremio de las panaderías y es la de quebrar los panes de la competencia para que no se puedan vender.

La evidencia es un video de seguridad de un supermercado de Santa Cecilia de Upala, que muestra cómo dos personas toman las bolsas de pan de las góndolas, las tiran al piso y las majan con sus pies, para después volverlas a poner en su lugar en un estado en el que no se pueden vender. “Esto es pérdida total, ya que cuando nuestro camión llega a dejar más pan, nos devuelven las bolsas quebradas, y no hay nada que hacer”, comentó Chaves.

Según afirma Wilson Chaves, el dueño del supermercado le aseguró que las personas que cometieron el acto vandálico trabajan para una conocida panadería de San Carlos, cuyo nombre prefirieron no compartir. “Yo prefiero no hacer la denuncia de forma legal, ni tampoco buscar al dueño de esa panadería; un hermano de él me llamó muy apenado por lo sucedido. Creo que la denuncia a través de nuestro Facebook es suficiente, pues la publicación ha sido vista por mucha gente”, aseguró Chaves.

Tal parece que esta práctica no es nueva, ya que, según afirma Wilson Chaves, en el pasado ellos y otros panaderos han sufrido del acoso de los “quiebrapanes”. “De hecho otra panadería de Zarcero nos había hecho lo mismo, pero a la larga nos vimos beneficiados, ya que los dueños del negocio donde se dio la situación tomaron la decisión de no comprar pan a esa panadería y mantenernos a nosotros como sus proveedores. La gente muestra molestia, y dicen que es muy feo competir de esa manera y a nosotros nos dan palabras de apoyo”.

Lo que no está claro, es si en este caso lo sucedido es ignorado por el dueño de la panadería, según afirma Chaves. “En estas cosas quizá el dueño ni se da cuenta, y existe la posibilidad de que sea una práctica nada más de los agentes o vendedores, pero sea como sea es algo que no debería de darse. Todos los que venden nuestro pan, saben que nosotros no permitimos este tipo de prácticas, simplemente no son parte de nuestra forma de actuar”.

Los zarcereños están indignados, tanto así que en la publicación que hizo Panadería Ale se muestran muy molestos, y aprovechan para denunciar casos parecidos. Las víctimas de este hecho solo esperan a que a través de estas denuncias el gremio se vea libre de este tipo de prácticas.

carnes

Compartir

manrique.quesada@alcazar.info
2460-3200

Deja un comentario