Lanzan campaña para protección de la “Montaña Sagrada”

Las autoridades del Parque Nacional del Agua Juan Castro Blanco lanzaron una campaña  denominada: “Montaña Sagrada”.

La campaña busca no sólo la protección y cuido del parque, sino la regeneración y recuperación de ecosistemas, reforestación de algunas áreas con especies nativas, así como dar conocer las bellezas del Parque mediantes giras.

Fabio Arias, administrador del Parque Nacional del Agua Juan Castro Blanco, dijo que se busca que la gente haga conciencia de la riqueza del parque de donde sale la mayor cantidad de agua de los acueductos comunales de Zarcero, Ciudad Quesada, Aguas Zarcas, Venecia y Bajos del Toro, entre otros; además de ser un pulmón de vida  y proveernos de energía eléctrica.

Como parte de la campaña se lanzó la mascota del Parque que será “Huetarito”, un jaguar que busca ser la sensación de grandes y chicos en los distintos eventos.

Riqueza acuífera

Esta área silvestre protegida cuenta con recursos hídricos de gran importancia para la zona norte, tanto para el consumo humano como generación de energía hidroeléctrica para el consumo industrial. Aquí nacen los ríos Platanar, Toro, Aguas Zarcas, Tres Amigos y La Vieja, entre otros. Protege áreas de bosque primario dentro de cinco zonas de vida con importantes especies de flora y fauna.

Parque Nacional Juan Castro Blanco se crea mediante la Ley n.º 7297, del 22 de abril de 1992. Cuenta con una extensión de 14.453 hectáreas. El principal objetivo de la creación de ésta área fue proteger la ladera de los volcanes adyacentes y las cabeceras de agua de cinco ríos importantes que recorren la región. Este parque es un limbo protegido por dueños privados y por varias familias. Se puede acampar o pasar el día.

Su nombre se dispuso en honor al filántropo costarricense Juan Castro Blanco (siglo XIX-siglo XX)

Dentro de este parque nacional se presentan importantes rasgos geomorfológicos como calderas (Fila Chocosuela), focos volcánicos activos (Volcán Platanar), focos volcánicos inactivos (Cerro Viejo, Cerro El Porvenir y Cerro Pelón). Además, conos volcánicos cuaternarios, conos aluviales y formas de sedimentación aluvial.

Los suelos son profundos, con buen contenido de materia orgánica, derivada de cenizas volcánicas, pero muy susceptibles a la erosión.