La imagen más cruel del mundo (comentario)

Cuando creíamos haberlo visto todo, luego de la imagen de  Aylan Kurdi. el niño, sirio que yacía ahogado  en una  playa turca,  luego huir de la guerra en su país en busca de un mejor porvenir y naufragar   el bote en que viajaba, surge esta semana esta otra  imagen, la de Abdel Hameed Alyousef, el padre sirio  abrazando sus hijos gemelos  muertos,  por causa  de  un bombardeo químico perpetuado el martes,  al parecer por su  gobierno, el de Bashar Hafez al-Assad.

El desdichado padre carga  en brazos las criaturas de nueve meses  de nacidos antes de darle sepultura y enterrar consigo  su vida.

La imagen de Abdel Hamedd Alyousf, es lo que es. La  foto nos hace ver  lo más negro de la  crueldad humana. Muestra   un acto  atroz, despiadado e  inhumano como pocas veces la vista  alcanza a ver, pese a la revolución de  la fotografía y el vídeo de  estos tiempos.

La desgracia de Abdel  Hamedd Alyousf es doblemente cruel,  perdió a su esposa, a sus hermanos y a sus sobrinos en el bombardeo químico del martes donde 72 personas murieron, 27 de estos niños

La foto junto a las  imágenes de vídeo difundidas en las redes sociales y en la televisión en estos días muestran la parte más sucia, enfermiza y despiadada del ser humano, que por unos momentos nos hace perder la fe en todo.

Dicha imagen  es espejo de  la crueldad  y la realidad que vive Siria desde hace varios años  producto de la guerra, donde los más inocentes son los que pagan la consecuencias de los intereses políticos de otros,  con este, el segundo ataque con armas químicas que ha lanzado el gobierno de  Bashar Hafez al-Assad a poblaciones inocentes de su país.

Los que no han perdido  la vida  en la  guerra,  la ha perdido en el mar, con el naufragio de embarcaciones artesanales  como le sucedió a   Aylan Kurdi. Lo anterior,  por la salida  del país de oleadas de personas en  busca de un mejor futuro ante la guerra que  asola ese país y   que a la fecha  contabiliza 250 mil  muertos.

¡Que no los perdone Dios!

No puede haber perdón cuando el  objetivo parece ser la inocencia. No puede haberlo, y si lo hay, rogaría a Dios que no los perdone, por lo brutal e inhumano que han sido.

Nada nuevo bajo el sol. Nada para escandalizarse, si sabemos que   lo que sucede en ese país ha sucedido en otros,  una y mil veces a lo  largo de la historia de la humanidad, aunque hoy las vemos  más de  cerca por la   inmediatez de las tecnologías de comunicación e información.

Esta  guerra,  como otras,    sólo  reafirma que de ellas  nada nuevo puede salir. Que de la violencia, sólo puede nacer violencia, como  de la crueldad sólo crueldad brota. Que  del odio  sólo fluye  odio y que de la  ingratitud, no puede salir otra cosa que más  ingratitud, así como que de la venganza sólo surge   el odio.

El bombardeo de  Estados Unidos  a Siria en la noche del jueves, parece causarnos  alivio. Se responde con más violencia, nada bueno,  pero se responde  a un hecho irreprochable como ha sido el bombardeo químico a poblaciones inocentes.

Atrás quedarán las discusiones sobre los intereses  “gringos”,  las ventas de armas a estos países para que se aniquilen  y las consecuencias del bombardeo, cuando Rusia, aliada de Siria, prometiera protección,  pero la actuación ha sido rápido, castigo  paro al  impío como lo merece.

Pese a estas imágenes crueles , que todos los días no llegan de todo el mundo hay esperanza en el amanecer. Hay  misericordia   en medio  del odio, hay  paz ante la guerra, hay gratitud en medio de la ingratitud. Surge la piedad,  el  amor y  el  perdón por todas partes.

¡Que una imagen nos no engañe!

Migrant boat accident in Turkey
Aylan Kurdi, de tres años, ahogado en una playa de Turquía el 02 de setiembre del 2015 tras el naufragio de dos embarcaciones de refugiados sirios

 

 

 

Compartir

Periodista Licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva UCR –

Tres veces ganador del Premio Nacional de Periodismo Jorge Vargas Gené / Óscar Cordero Rojas y mención honorífica, Premio Nacional Ángela Acuña Braun –

Correo: geraquesada@gmail.com