“La Hermana“ de los jóvenes

La Hermana Marisa lleva toda una vida entregada al servicio de los jóvenes. Ha caminado por todos los rincones para llevar formación integral estudiantes de la Región
Marisa Srur Feris, más conocida como Hermana Marisa, continúa con su vocación de servicio  que inició hace 40 años cuando llegó a San Carlos para quedarse.

Hoy sigue de la mano de un grupo de muchachos y muchachas miembros de la Asociación de Jóvenes Sancarleños que fundaron hace muchos años y realizan su trabajo en coordinación con la Pastoral Juvenil.

A sus casi 69 años de vida sigue tan llena de vida como cuando llegó a San Carlos en 1977 para trabajar como profesora en el antiguo Colegio María Inmaculada. Años después, hizo  sus votos privados de servicio a los más necesitados.

De semblante juvenil, quizá por tantos años de trabajar con los jóvenes, se le ha pegado la energía de estos. La Hermana Marisa sigue tan activa como siempre, soñando con una juventud más despierta, participativa y crítica ante la realidad. Soñando con una juventud mejor formada para enfrentar los retos de la vida, soñando con una sociedad que no deforme la pureza de la juventud, con espacios recreativos para estos y con un mundo más humano.

Ahí va, como en los viejos tiempos, cuando en los años ochenta reunió en Ciudad Quesada a decenas de grupos juveniles en lo que se llamó la Semana de Juventud, donde recibieron talleres de formación para la vida y que más tarde estos serían protagonistas de viejas luchas sociales como fue la defensa del actual “Parque Nacional del Agua Juan Castro Blanco”, contra la explotación minera de una empresa extranjera, de la minería a cielo abierto y de contaminación de ríos por empresas regionales.

A la “Hermana” la visitamos en la oficina de la Asociación ubicada en Barrio Maracaná de Ciudad Quesada, siempre cariñosa y con una sonrisa que contagia, no duda en pasearnos por los interiores de la casa y mostrarnos los afiches de los mártires de las guerrillas latinoamericanas pegados en las paredes, donde ocupa un lugar preferencial Monseñor Oscar Arnulfo Romero, asesinado en San Salvador en los años ochenta.

“Nos hemos olvidado de estos que lo dieron todo. Hemos perdido la memoria y eso no puede ser”, expresa mientras nos describe a cada uno, de una lista interminable.

La Hermana Marisa, quien nació en Grecia, pero sus padres eran de origen libanés, creció en Naranjo y dice que vivió una niñez muy bonita, nos contó de sus trabajos en favor de la juventud en los años ochenta, cuando empezó a trabajar de lleno con los jóvenes de los colegios de la zona y que más tarde, con ayuda de donaciones del pueblo, construirían la Casa Pastoral, ubica en La Marina para hacer las convivencias.

saenz-animado

De la mano con los jóvenes

Desde el inicio de los ochenta, la hermana ha estado unida en la formación de jóvenes que en sus inicios le llamaban convivencias. Hoy se trabaja con los estudiantes de colegios y escuelas de la Región, gracias a un grupo de jóvenes formadores. Se trabaja mediante talleres con los programas “Jóvenes Protagonistas” y “Formación de Líderes”.

En el Programa de Jóvenes Protagonistas las temáticas abordadas se han diseñado a partir las necesidades expresadas por los mismos jóvenes, adaptadas a cada nivel, desde último año del segundo ciclo y todos los niveles del tercer y cuarto ciclo.

En el programa de formación de líderes se trabaja con jóvenes que tengan mayor influencia positiva en cada uno de los grupos de sétimo año para constituir el “Equipo de Liderazgo” en cada institución.

Se ofrece un taller por mes a cada “equipo” durante los años que permanezcan en la institución y con ello poder crear jóvenes que trabajen por sus comunidades.

Gracias a estos talleres, se logró la participación de 51.350 jóvenes en 2054 talleres impartidos entre el año 2010 y 2016 en colegios y escuelas de la Región. En el año 2012 se impartieron 27 talleres de liderazgo y se lucha para llegar a más colegios.

Según explica la hermana, se intenta una formación integral hacer énfasis en abarcar todas las áreas del ser humano: afectiva, social, la paz, el tema de la violencia para lograr una formación integral.

La hermana Marisa asegura que los jóvenes son tierra fértil, dispuestos al diálogo, son transparentes, pero que como adultos los deformamos.

“Sueño con jóvenes que tengan espacios de recreación ya que la mayoría los han cerrado. Con espacios de crecimiento y participación con un mundo más humano”, expresa la Hermana.

Asegura que luchan con muchas carencias de recursos para llevar estos talleres a los últimos rincones de la Región, donde deben trasladarse en bus o buscar algún medio como llegar hasta ahí.

Dice que ama mucho a San Carlos y aquí piensa quedarse hasta que Dios quiera y continuar con esta labor que la llena de vida.

La Asociación de Jóvenes Cristianos Sancarleños tiene su espacio web: www.asociacionjcs.com y el teléfono es de 2460-0277, para cualquier información o ayuda.

San_Carlos_marisa_27_04_2017.jpg

Compartir

Periodista Licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva UCR –

Tres veces ganador del Premio Nacional de Periodismo Jorge Vargas Gené / Óscar Cordero Rojas y mención honorífica, Premio Nacional Ángela Acuña Braun –

Correo: geraquesada@gmail.com