“La Casa de las Flores“ (serie)

La serie mexicana de Manolo Caro ha obtenido una recepción positiva por parte de los afiliados a Netflix, exponiendo la vida de una familia que por fuera es la ideal, pero, por dentro es todo lo contrario.

La serie

La familia de La Mora es distinguida en México por ser el prototipo ideal de un núcleo familiar; miembros unidos y felices que llevan adelante su negocio: una floristería.

Detrás de la imagen que han logrado construir a lo largo de los años se esconden secretos, infidelidades, drogas, desórdenes sexuales y demás, que no están lejos de la realidad de las familias modernas de México, aunque, de las costarricenses no dista mucho.

Tras un suceso mortal en medio de su hogar, empieza a salir a la luz todo el desastre que viven cada uno de sus integrantes, casi pareciendo un efecto dominó, ya que, tras un problema, detrás viene el otro.

Pese a que la serie evidencia un desastre familiar, en el fondo, se intenta ofrecer un mensaje de superación sin importar los problemas y el apoyo de los miembros familiares tras las adversidades e incomodidades.

La serie puede ser observada en Netflix. Consta de 13 capítulos de 30 minutos cada uno aproximadamente. Debido al éxito que obtuvo, se tramita una posible segunda temporada.

La Casa de las Flores“ (serie) 2

El comentario

Personalmente vi la serie debido al “boom” de las redes sociales; unos compartían por ahí, otros por acá, todos eran comentarios explosivos de lo que parecía ser una de las mejores series del 2018.

Pero, “no todo lo que brilla es oro”. La serie se muestra fuerte y bien argumentada en sus primeros capítulos, pero, conforme avanza cada uno se vuelve mediocre y con una trama más rápida que quizás haga que el espectador se desubique.

Me pregunto si la estética de una serie depende de la región donde se produzca; sea Estados Unidos, Europa o el Sur tiene sus características propias. A lo que me refiero es que La Casa de las Flores tiene su apariencia novelesca, propia de México, que tiene saturada gran parte de la televisión nacional, lo que es preocupante, porque quizás es más de lo mismo en términos de entretenimiento.

Sobre las actuaciones, cuando vi el intro de la serie (que no asombra ni causa repulsión) y vi el nombre de Verónica Castro me causó gran emoción, debido a que Castro goza de buena reputación por su currículum como actriz y carrera artística. Cabe destacar que, pese a su protagonismo en la serie, no es el personaje que se roba el show, sino, Cecilia Suárez, quien interpreta a Paulina.

El personaje de Paulina es, quizás, el que posiblemente hará sentirse identificado a más de uno, puesto que durante más de 20 años ha tenido que cargar con los problemas de su familia y los suyos y ya está cansada de ello. Su manera particular de hablar (que no se le nota artificial sino natural) ha causado el famoso #PaulinaDeLaMoraChallenge que consiste en hablar pronunciando cada sílaba de manera pausada. ¡Bien por ella! Es lo mejorcito de la serie.

A nivel técnico es buena, no ofrece nada nuevo en este aspecto salvo algunos errores de edición muy notables. Algo que sí es de recalcar es la banda sonora. Esta vez, una serie no depende de un compositor específico, sino que se adorna con canciones latinas que acompañan a la perfección los momentos musicalizados, otorgándoles mayor fuerza y ambiente para entender el sentimiento del personaje en medio de su situación. Gloria Trevi, Yuridia y otros cantantes son parte del repertorio.

Por último, sin desear hacer “spoiler”, el final de la serie me dejó cierto mal sabor. No diré nada más al respecto.

Creo que la serie no ha obtenido éxito por la producción en general, sino, por un deseo intrínseco (dentro de cada uno de nosotros) de chisme, por ver sufrir miserias a una persona y verla envuelta en el escándalo, estallando de risa cuando se ve perjudicada su integridad. Además, me deja en duda una propuesta de la serie, al final: ¿Acaso hay que huir a los problemas para encontrar libertad? Eso queda a criterio de cada espectador.

Termino con una frase de un profesor de filosofía de la Universidad Católica que, haciendo referencia al “Lobo de Wall Street” dijo: “es preocupante que el sufrimiento humano nos provoque risa; ver a DiCaprio arrastrándose en el suelo totalmente drogado hizo que todos en el cine se rieran a carcajadas”. Es ahí donde se pone en evidencia lo que la sociedad pide a gritos para curar su malestar.

A favor: ¡La escena del funeral en medio de un ambiente trans es muy divertida!

En contra: El final.

Saludos.