“Katira era una montaña”

“Aguantamos hambre, mucha veces no había qué comer en la casa, pero así era la vida aquí”

Los esposos  Gerarda Villalobos y Victorino Arguedas, vecinos de Katira de Guatuso, son parte de los fundadores de este distrito hace ya 33 años, cuando llegaron de Cañas Guanacaste, en busca  de un mejor porvenir  en estas  tierras desoladas, en medio de montaña y ríos.

Cuenta doña Gerarda que  vinieron  con sus cinco hijos, a caballo, a buscar un mejor porvenir en “Pordue”,  nombre de la finca que había sido convertida en asentamiento y que en aquella ocasión el Instituto de Desarrollo Agrario (IDA), hoy INDER, repartió a 110 familias campesinas de distinta regiones del país.

“Nos dieron 12 hectáreas de tierra  y dejamos nuestra tierra para  hacer la vida aquí. Cuando llegamos construimos un rancho de paja cerca del Río La Plata para así tener agua para tomar y lavar la ropa. Empezamos a apear montaña para sembrar la tierra”,  cuenta esta mujer de 65 años y a punto de cumplir 50 años de casada con Victorino.

noticias katira de guatuso costa rica

“Durábamos dos horas para ir a Guatuso”

“La vida aquí era muy dura, no había electricidad ni acueductos como hoy, los caminos eran de barro y para ir a Guatuso se duraba dos horas a caballo. Era el único lugar donde había pulpería o servicios de salud”, cuenta don Victorino, sentado en una silla mecedora, mientras su mente se devuelve a esos años difíciles que les tocó vivir en estas tierras extrañas para él.

Asegura que todas las personas a quienes le dieron tierra aquí pasaban las mismas penalidades que ellos, pero nadie arrugaba la cara, trabajan, cultivaban arroz, maíz, frijoles y  tubérculos que vendían a comerciantes que llegaban a la zona.

“En esos años la gente era muy solidaria, si alguien se enfermaba entre los vecinos lo sacábamos  en camilla, y entre todos, lo llevábamos a Upala, donde había un hospital. La gente misma se unía y se iba con el enfermo a cuestas”, recuerda.

Cuenta doña Gerarda que ella se iba al campo a cultivar la tierra con su marido y sus hijos,  para poder sobrevivir, pero aun así pasaron muchas penas, porque muchas veces no tenían qué comer porque  no tenían plata y tenían que acostarse con hambre.

“De todas esas personas a quienes les dieron tierra, hoy sólo quedan 15 parceleros que la conservamos, los demás la vendieron”, asegura don Victorino, quien hoy continúa cultivando la tierra y tiene unas “vaquitas” como él dice, para vivir y ya planea heredar a sus cinco hijos estas tierras donde ha vivido la mitad de su existencia.

Cuenta que Katira era una finca de más de mil manzanas, cuyo dueño era el finquero estadounidense  John Hull, quien murió hace unos meses en su país,  donde vivía. Huyó del país, luego que se le empezaba a achacar una supuesta relación con la llamada “Contra” o guerrilla nicaragüense antisandinista en los años ochenta.

La finca fue tomada por el IDA y repartida a los parceleros. Posteriormente los mismos habitantes le pusieron el nombre de Katira,  por el color del pelo rubio o amarillo de las hijas del “gringo”, esto porque “catira” con c, como término coloquial en inglés se le dice a las personas rubias.

“Hoy, Katira es uno de los distritos más desarrollados del cantón de Guatuso, con todos los servicios y con ansias de desarrollo, atrás quedan los recuerdos de don Victorino y doña Gerarda, fundadores de este pueblo.

En el patio de su casa,  los esposos Arguedas Villalobos no dejan de criar sus gallinas, chompipes que vagan libres por el potrero, que antes eran montañas olvidadas.

Gracias al trabajo,  sacrificio y al amor a la tierra es que no han vendido, esta familia ha podido dar estudio a sus cinco hijos, todos profesionales.

Asegura doña Gerarda que tienen 20 nietos y  es una familia muy unida, gracias a los buenos valores infundidos.

lid

Compartir

Periodista Licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva UCR –

Tres veces ganador del Premio Nacional de Periodismo Jorge Vargas Gené / Óscar Cordero Rojas y mención honorífica, Premio Nacional Ángela Acuña Braun –

Correo: geraquesada@gmail.com