Homenaje a los agricultores norteños

  • Gracias a esos hombres y mujeres que sin muchos lujos, diariamente en nuestra Región dejan sus camas con los primeros rayos de luz para producir lo que se pone en la mesa de los costarricenses.

Este 15 de mayo en Costa Rica se celebra el Día del Agricultor creado así con la Ley Nº4096 del 6 de marzo de 1968, donde se decreta que el día 15 de mayo, los costarricenses celebran el día del Agricultor y la Agricultora honrando a los que trabajan en la tierra y proporcionan el alimento.

La palabra “agricultura” proviene del latín ager (que significa campo) y cultura (que significa cultivo); por lo que “agricultura” es el arte de cultivar la tierra y se refiere a los diferentes trabajos de tra tamiento del suelo y cultivo de vegetales, normalmente con fines alimenticios y divi sas para el desarrollo del país. Además la agricultura está relacionada con el cultivo de la tierra y el cuido y crianza de animales para el consumo del hombre; por lo que se considera que comprende a la ganadería o industria animal. Es una ciencia que estudia las mejores condiciones para que el hombre avance en el campo del cultivo de la tierra.

Lo anterior nos permite ubicarnos para homenajear y visibilizar a esos hombres y mujeres que sin muchos lujos, diariamente en nuestra Región dejan sus camas con los primeros rayos de luz para producir papaya, raíces, tubérculos y cuántos productos más que se ponen en la mesa de los costarricenses.

También están otros que igualmente respetamos, son aquellos que desde una oficina, guiados en muchas ocasiones por satélites dirigen la peonada para impulsar el negocio en donde la tierra es una simple hospedera, a la cual le agregan todos los nutrientes y en algunos casos hasta la castigan despojándola de toda cobertura vegetal, incluyendo humedales y nacientes de agua, para sacarle el máximo provecho por área.

Los agricultores a los que se refiere la ley son esos que tratan en un mundo globalizado defender la agricultura como parte de su cultura, donde además de conseguir con ella el dinero suficiente para mantener sus necesidades básicas y la de su familia, se sienten retribuidos al ver germinar la semilla, disfruta el olor a tierra fértil y mantiene la consciencia de que la tierra también merece descanso para que siga siendo fértil.

Cuando hablamos de agricultores necesariamente debemos hablar de política. No podemos comprender cómo un agricultor que defiende la soberanía alimentaria apoye políticos que consideran que es mejor comprar que sembrar.

Hoy cuando el mundo peligrosamente se enrumba hacia la guerra, de que nos serviría el dinero, si nadie nos vende la comida, eso lo entienden los agricultores y por eso deben fortalecer organizaciones como UPANACIONAL para que tengan el poder y el protagonismo de hace algunas décadas, para que los agricultores tengan representación en la Asamblea Legislativa y para que su voz sea escuchada en el poder ejecutivo y sus instituciones.

Los agricultores hombres y mujeres deben estar preparados para asumir los retos que el mundo presenta y no necesariamente es hacer más de lo mismo. Con la gracia, sabiduría y determinación que ponen a producir la tierra, deben hacer respetar su actividad y nosotros como consumidores al comprar los productos nacionales, dignificar su trabajo y garantizarnos el alimento en un mundo violento donde la guerra nos atormenta a diario.

Feliz Día a los hombres y mujeres que trabajan la tierra.

Compartir

Periodista Licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva UCR –

Tres veces ganador del Premio Nacional de Periodismo Jorge Vargas Gené / Óscar Cordero Rojas y mención honorífica, Premio Nacional Ángela Acuña Braun –

Correo: geraquesada@gmail.com