Finca EcoVida de Sarapiquí ejemplo de restauración del bosque

Los propietarios de la Finca EcoVida, localizada en Chilamate de Sarapiquí, iniciaron desde el 2007 un proceso de restauración de bosques y paisajes en sitios que han sufrido degradación y han obtenido excelentes resultados.

De acuerdo con el Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE) se visualizó la sucesión de bosque con 600 hectáreas que antes era para uso de ganadería y hoy en día está completamente regenerado.

“En su diario accionar EcoVida integra el componente ambiental y trabajan con escuelas en educación ambiental y participan en diferentes comités de la zona”, detalla el MINAE.

Al igual que estas fincas, otras de este cantón han logrado restaurarse gracias al pago de servicios ambientales a sus propietarios para que protejan el bosque.

FONAFIFO-FUNDECOR

La semana pasada autoridades del Fondo de Financiamiento Forestal (FONAFIFO) y del  MINAE visitaron EcoVida y otras fincas de Sarapiquí, proyectos bajo la alianza FONAFIFO-FUNDECOR que dio inicio en el año 1996 con la creación de la ley Forestal 7575 y 1997 con la implementación de los primeros Pagos por Servicios Ambientales (PSA).

De acuerdo con el MINAE, también se visitó un aserradero donde se expuso la importancia del desarrollo de cadenas de valor y la búsqueda de proyectos rentables y sostenibles en el tiempo que se conviertan en alternativas sociales, económicas y ambientales para las comunidades de la zona. Estas acciones se enmarcan en el Programa Sarapiquí Resiliente, liderado por la Fundación para el Desarrollo de la Cordillera Volcánica Central (FUNDECOR) desde el año 2013.