“El temblor del parque de Zarcero ya pasó”

Con esta frase, Don Evangelista Blanco, el jardinero de Zarcero, habla después de 15 días de la controversia que se dio por su despido y luego su regreso al parque, osea, el hogar donde están sus hijos; las esculturas de ciprés.