Diócesis acoge a migrantes nicaragüenses en Pital y Pavón de Los Chiles

La Diócesis de Ciudad Quesada, por medio de la Pastoral Social, estableció dos centros de acogida de migrantes nicaragüenses, uno en Pital de San Carlos y el otro en el Pavón de Los Chiles, sitios de mayor afluencia.

La iglesia se adelantó a las acciones que pueda tomar el gobierno de establecer albergues temporales para atender a los migrantes y estableció estos sitios de acogida tanto en la Parroquia de Antonio de Padua en Pital como en la de San Rafael Arcángel del Pavón, donde han empezado a sentirse fuertemente el ingreso de nicaragüenses, que huyen por la situación política de su país.

En estas localidades la iglesia ha empezado a ofrecer alimento y vestido a los migrantes a espera que el gobierno establezca albergues de acogida.

Pero ante estos hechos, muchos vecinos tanto de Pital como del Pavón y lugares vecinos, han empezado a manifestar su disconformidad en redes sociales por esta determinación de la iglesia de acoger los refugiados.

Para algunos vecinos agravaría más lo problemas sociales de estas comunidades y el problema de delincuencia e inseguridad que de por sí aflora en la Región.

Llamado a atender los migrantes

La Diócesis de Ciudad Quesada en un comunicado hizo un llamado a sacerdotes y fieles laicos de la Diócesis, a atender a los hermanos migrantes y refugiados de Nicaragua.

“Como Iglesia Particular, estamos convencidos de que somos un cuerpo y una familia en la que «todos los miembros se preocupan lo mismo los unos de los otros» (1 Co 12, 25). Ante los acontecimientos que se están dando en la hermana República de Nicaragua e iluminados por las enseñanzas del Magisterio Universal que nos dice que “hay muchas razones para creer en la capacidad de la humanidad que actúa conjuntamente en solidaridad, en el reconocimiento de la propia interconexión e interdependencia preocupándose por los miembros más frágiles y la protección del bien común” (Mensaje del Papa Francisco, Jornada XLIX Jomada Mundial de la Paz 2016); basados en todo ello, damos a conocer algunas disposiciones que hemos definido para responder, desde nuestras actuales posibilidades, a la emergencia humanitaria de la llegada masiva de nicaragüenses a nuestras comunidades”, detalla la Diócesis.

La Diócesis anuncia que realizará una colecta diocesana de alimentos y ropa el sábado 11 y domingo 12 de agosto, la cual será divulgada y motivada por los medios de comunicación y redes sociales, para que, en los días señalados, los fieles y personas de buena voluntad hagan llegar sus donativos, que serán recibidos en todas las Parroquias y posteriormente habrán de ser enviados a la Oficina Diocesana de Pastoral Social.

El 23 de julio pasado, mediante un comunicado, la Conferencia Episcopal de Costa Rica hizo un llamado a los feligreses acoger los migrantes refugiados con sentido de solidaridad  y amor de acuerdo al mandato de Jesús.