¿Desplumaron la imagen de un sacerdote en el campanario?

  • El Obispo Monseñor José Manuel Garita debería analizar muy bien aquel ejemplo que siempre utilizan en las homilías para reflexionar sobre las palabras dichas “hablar mal de las personas es como tomar un ave en lo más alto del campanario y despojarla de sus plumas y luego intentar volver a recogerlas”. Sentimos que eso le hicieron a uno de sus hijos “Padre Marcos”

El presbítero Marco Antonio Solís Villalobos, dejó a finales del 2016 la dirección de la emisora católica Radio Santa Clara, medio que dirigió porexpreso deseo de su fundador, Monseñor Eladio Sancho Cambronero, desde su fundación hace más de treinta y tres años.

Con su salida, producto de una enfermedad cardiaca que le venía afectando desde hace ya cerca de dos años, se desató toda una polémica acerca del estado de la emisora en lo económico que incluso llevó a algunos funcionarios a afirmar que la emisora le estaba robando a la seguridad social del país. Por otro lado los despidos de funcionarios, las denuncias por acoso a programas de opinión que terminaron fuera de la Radio y la forma como han manejado el tema de la radio y la figura del “padre Marcos”, hace que se cuestione la forma de trabajar de la Junta Directiva y el Obispo actual de la Diócesis de Ciudad Quesada, Monseñor José Manuel Garita, que se hicieron cargo del proyecto radiofónico y sus finanzas.

La persona y su enfermedad, las finanzas y el proyecto de comunicación, son tres aspectos distintos que evaluamos para interpretar el accionar de quienes guían nuestra Iglesia Diocesana. Las personas somos pasajeras en este mundo y se entiende con facilidad que no somos imprescindibles en ninguna actividad humana. El ejercicio de pastorear almas no escapa a esta realidad, de ahí que el “Padre Marcos”, muy querido por la inmensa mayoría de fieles católicos y hasta por muchos no católicos, debió apartarse del camino de la radio por su enfermedad.

Las finanzas tampoco son un secreto, ya que la mayoría de emisoras, y en especial las de amplitud modulada, viven una crisis económica que casi inevitablemente las lleva al cierre, y por tratarse de una emisora para evangelizar, el aspecto económico debería estar en segundo plano.

Radio Santa Clara, como el proyecto de la “Fe Cultura y Progreso” sí que fue un éxito engendrado por Monseñor Eladio Sancho Cambronero, que realizó la carpintería inicial de esta obra, y fue llevado a la práctica por el sacerdote Marco Antonio Solís Villalobos, quien durante al menos 30 años logró que no sólo el personal a su cargo, si no que el pueblo católico de la Región Huetar Norte, y hasta más allá, hicieran vivo el Evangelio y las enseñanzas de Cristo.

Lo primero que logró fue que un grupo de colaboradores; algunos con salario, otros por voluntariado o por amor al proyecto se involucraran de lleno con esa tarea; dar voz a los que no tienen voz. Así nacieron los espacios exclusivos de niños, grupos de mujeres, campesinos, profesionales, de análisis de la Palabra de Dios y hasta la música fue evaluada interpretando su letra y su mensaje.

Siempre se conoció de la inmensa cantidad de amigos que se ganó el proyecto y también de los enemigos dentro y fuera de la Iglesia Católica, que aún persisten. Les calificaron de comunistas, de agitadores, de enemigos del desarrollo y se hicieron cartas dirigidas al Obispo y a las más altas autoridades religiosas para que el proyecto se viniera abajo. Fue el “Padre Marcos” quien puso el pecho a las balas para defender programas de opinión, noticas, campesinos y otros que no gustaban a grupos conservadores dentro de la Iglesia local y otros que se sentían amenazados, en el campo político o económico, por un micrófono abierto al pueblo.

El presbítero Marco Antonio Solís hizo la obra. Es de esos sacerdotes cuyo nombre quedará grabado en la historia norteña. Por más que lo quieran enlodar, incluso dentro de su propia Iglesia, su legado está muy por encima de palabras maliciosas, discursos vacíos de sacerdotes y funcionarios que llegaron a esta zona a imponer una iglesia que el pueblo católico de la Región Huetar Norte ya no conoce. Esa que Diviniza obispos y sacerdotes y ve en el pueblo creyente a un grupo de ovejas que únicamente escucha sus órdenes, sin importar el rumbo hacia donde las lleven.

Si las nuevas autoridades hablan de honestidad y robo por no pago de cuotas obrero patronales a la Caja Costarricense del Seguro Social de algunos empleados que no eran reportados por la cantidad de horas trabajadas, eso está bien que se pongan al día, pero de igual forma sentimos que deben actuar con honradez al analizar lo que pasó con el Edificio del Centro de Comunicación (CENCO) que fue construido con aporte del pueblo, ayudas de organismos internacionales y también de la Iglesia para un fin específico, y que hoy se dice forma parte de los negocios de la Iglesia, con un colegio y una Universidad.

Sentimos que el Obispo, Monseñor José Manuel Garita, debería analizar muy bien aquel ejemplo que siempre utilizan en las homilías para reflexionar sobre las palabras dichas “hablar mal de las personas es como tomar un ave en lo más alto del campanario y despojarla de sus plumas y luego intentar volver a recogerlas”.

Sentimos que eso le hicieron a uno de sus hijos; “Padre Marcos”, a quien pensamos que, maliciosamente, lo presentaron como el responsable de la crisis de Radio Santa Clara e incluso en un programa de radio, aunque no de forma explícita y directa, lo trataron de ladrón por robarle a la CCSS. Todos sabemos que aún siendo cierto, en las buenas familias se reprende y corrige adentro, nunca ante el pueblo.

No es justo que usted, señor Obispo se esconda detrás de otras personas para no asumir la responsabilidad de los actos; esa Junta, esos administradores son gente que tiene a su servicio, pero es bueno que dé la cara y respete la obra de un gran sacerdote como lo es el Presbítero Marco Antonio Solís Villalobos, cuya obra, desde este medio sí reconocemos… ¿Quieren desaparecer toda huella del proyecto de Radio Santa Clara? ¿Quieren borrar la memoria histórica de los norteños?

Estamos seguros que las semillas ya germinaron y dieron frutos; difícilmente podrán ustedes domesticar aun pueblo empoderado del evangelio vivo. Sin desacreditar su nuevo proyecto en Radio Santa Clara ahora emisora de la Buena Noticia, en el pueblo quedará la Radio Clara la de la Fe Cultura y Progreso, dando voz a los que no tienen voz; y tendrán que pasar otros 33 años para que demuestren el éxito de su propuesta.

Ver también: Iglesia da fuertes declaraciones de aparentes irregularidades encontradas en Radio Santa Clara

Toño_ruiz

Compartir

Periódico La Región, información de la Región Huetar Norte de Costa Rica.