Conozca el cañón del Río Aguas Zarcas en el Parque del Agua, Juan Castro Blanco

Publicidad

 

Una de las maravillas y mayores riquezas de la Región lo constituye el Parque Nacional del Agua, Juan Castro Blanco de 14,258 hectáreas.

Penetrar en sus entrañas es reencontrarse con nuestro origen, con nuestra vida, el agua. Sus  montañas están cubiertas por majestuosos bosques. Montañas cortadas  por ríos que   bañan las llanuras de la Región y dan vida a decenas de comunidades.

Uno de los mayores espectáculos del Parque lo constituye el cañón del Río Aguas Zarcas, río que  nace en las cumbres de las montañas y que se abre paso cortando los elevados cerros.

Una de las formas de llegar a los orígenes el río y conocer parte del cañón es ingresar por sector de Garabito de Aguas Zarcas o por Calle Damas de  la Palmera. Aunque no existe  camino   específico y menos senderos para acceder al lugar,  se puede llegar por fincas. Es  importante hacer el viaje con gente que conozca la zona, por el  peligro de extravío y para evitar cualquier accidente, debido a lo quebrado del terreno.

Por  Garabito de Aguas Zarcas,  se puede acceder hasta los pies del Parque,  pero luego hay que internarse por un camino empedrado. Hacer un recorrido de un   kilómetro escalando pendientes hasta  llegar a varias  fincas linderas con el Parque. Luego caminar  por trillos en repastos, pero con hermosas vistas hacia las llanuras sancarleñas.

Es un lugar de encanto, no sólo por  la  brisa fría  que corre a más de 800 metros sobre nivel del mar. A esta altura,   se puede apreciar las majestuosas montañas del Parque Nacional del Agua, cubiertas por enormes árboles y vegetación siempre verde, todo el año. También se puede apreciar las vastas llanuras de la Región.

Aquí el agua discurre por todas partes, decenas de riachuelos  bajan de la montaña por los repastos. En cualquier lugar es  posible encontrar agua  y vida. Aves y animales que pueblan estos bosques.

En la parte alta,  entre los repastos, hay una pequeña laguna o humedal de aguas verdes y frías que discurren de la montaña.

El Parque del Agua  es el hogar de árboles como  roble, el quizarrá. En las partes altas la vegetación es pequeña, cubierta con gran cantidad de plantas epífitas, característica  de este clima  frío, ventoso y húmedo.

Quetzales y felinos

También  el Parque es el hogar de  aves como el quetzal, el pavón, la pava negra, la chachalaca; mamíferos como el cabro de monte, dos especies de monos, el armadillo, el tepezcuinte, la danta y varias especies de felinos.

Para llegar al cañón del Río Aguas Zarcas por este lugar,  se debe atravesar un   bosque  tupido de árboles y vegetación en algunas partes muy cerrada. Se camina aproximadamente un kilómetro por un trillo en medio de la montaña hasta llegar al cañón con una profundidad de más de 100 metros.

Aquí la vegetación es muy tupida pero  hay un lugar donde  se puede apreciar la montaña y el río azufrado que se abre paso a los pies de las empinadas montañas  cubiertas de frondosos árboles.

Ingresar aquí es reencontrarse con la naturaleza y con la vida misma, ya que el agua corre por todas partes  y la majestuosidad de las montañas reconforta y  lo llena de energía.

Es reencontrarse  con nuestros orígenes, con nuestros volcanes, ya que aquí está  el volcán  Congo. Es un encuentro con el tesoro más grande  de la Región, el agua y la naturaleza misma.

De aquí sale el agua de la  cual se sirven  decenas de acueductos de la Región, agua que mueve turbinas que producen electricidad para la Región. Ríos que bañan llanuras  y que permiten la agricultura en zonas más secas.

Sitio  esculpido por la naturaleza desde tiempos inmemoriales. Nuestra “Montaña Sagrada”, el origen y principio de nuestra vida, al que hay que proteger con celo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Publicidad