Comentario a “Las Chicas del Cable”

Nos encontramos en la década de los 20 en España, una sociedad que, pese a estar en proceso de industrialización, en materia de derechos está atrasada. De hecho, históricamente hablando, se ubica específicamente a las puertas de la crisis del 29 (recordemos la crisis de Estados Unidos y la caída de la bolsa de valores).

Esta historia producida por Netflix (primera producción de este tipo por parte de la casa en España) relata la historia de Alba, una joven que vive en medio de la sociedad patriarcal española de inicios de siglo y que se ve involucrada en un crimen. A cambio de no morir en la cárcel, un oficial le solicita a Alba cambiar su identidad a “Lidia” y robar un dinero de la compañía telefónica de la ciudad, encontrándose ahí con el amor de su juventud.

Logrando su cometido y posicionándose como trabajadora regular de la compañía, Lidia deberá luchar con el pasado y el presente, ubicada en medio del hombre de su vida y un nuevo amor que le traerá una serie de eventos conflictivos, lugar donde se monta la trama de la serie. Crimen, infidelidad, patriarcado e ilusiones son el complemento de la historia.

Actualmente la producción tiene dos temporadas disponibles en la plataforma Netflix, quedando pendiente para este año la tercera parte y una cuarta sin fecha de estreno.

Comentario a “Las Chicas del Cable” 2

El análisis

En simples palabras puedo resumir a la serie en dos palabras: ¡es genial!

Primeramente quiero referirme a lo que más me encantó de la serie: su fotografía. Está tan bien cuidada que cada toma pareciera ser una fotografía individual sobre un evento importante, de esas que pasan a la historia. El movimiento leve de la cámara parece que nos hipnotiza mientras se va desarrollando la historia. Esa suavidad se ve perfecta para las escenas románticas y eróticas (sin erotismo no hay cine español, me parece, porque en las películas de Almodóvar y en las series españolas que hasta la fecha he visto, parece ser la cereza del pastel).

Por último, sin necesidad de ahondar en CGI (efectos especiales de computadora) la serie logra envolvernos en la España de 1920 de una manera sutil y creíble.

Respecto a la historia, considero que está mejor desarrollada que muchas otras (incluso, creo que hasta mejor que la Casa de Papel). Aunque la protagonista es una, el guionista casi nunca deja en el olvido a los demás personajes, logrando un equilibrio preciso. Puedo asegurar que la historia tiene oculta una oda a las vivencias que tuvieron las mujeres de la época, resaltando el anhelo de ser alguien, de lograr sus sueños, de superarse laboralmente y de sentirse libres pese a la presión machista de la España de inicios del siglo XX (veámoslo así; la mujer debía estar en su casa haciendo sus quehaceres mientras el hombre iba a trabajar. Así es como deben ser las cosas. El hombre que deja a su mujer trabajar es porque no tiene la capacidad monetaria de atender a su familia).

Es de aplaudir que se tomara en cuenta el relato histórico de la creación de la cabina telefónica que, tiene su propiedad intelectual en una mujer, aunque fue firmada por un hombre (recordemos el patriarcado, ¡qué horror!). Aunque no fue diseñada en España, sí fue por idea femenina. Lean la historia del señor Gray.

El tema de las relaciones de pareja entre los personajes es como el centro de atención de la trama. Supongo que más de uno se va a identificar con los distintos casos; yo, personalmente, me identifico con uno: aquél tan sencillo e ingenuo que nos hará reír por sus locuras y sufrir de la ira a través de un amor pasado.

Finalmente, no puedo dejar de lado a la dirección artística. La “centralita” de la telefónica ¡es perfecta! De hecho, el prototipo de sistema utilizado para las llamadas me recuerda a la máquina de Allan Turing en “Código Enigma” (tiene cierta similitud).

Comentario a “Las Chicas del Cable” 3

Toda la decoración del set es atinada a la época y nos cobija en el ambiente cálido que nos provee la edición final del trabajo.

En síntesis, técnicamente la serie cumple su cometido y hasta más. Merecemos ver la tercera parte y la cuarta para aquellos que amamos sentarnos frente a la pantalla y seguir los capítulos continuos porque no queremos perder detalle de lo que sucederá en el capítulo siguiente.

A las mujeres lectoras de este medio: esta es su serie, luchen por sus ideales y no dejen que el mundo les impida darle color a sus vidas. Sean emprendedoras y den lo mejor de sí, que históricamente, bien nos ha hecho a la sociedad.

A favor: los aspectos técnicos de la serie.

En contra: tener que esperar al lanzamiento de la tercera temporada y esperar un año o más para la cuarta.

Provecho con la serie. ¡Nos vemos!