Comentario a Green Book: mejor película 2019

Publicidad

La película cuenta el biopic de Don Shirley, un pianista afamado de los años 60 que decide experimentar una gira por el sur de los Estados Unidos. Siendo de origen afrodescendiente, por ser negro (como lo menciona en numerosas ocasiones la historia), tiene conciencia de los retos y las miserias que vivirá en el sur, pero, pese a ello, asume el compromiso.
Haciéndose acompañar de Tony Lip, quien realmente se llama Frank Vallelonga, juntos viajarán por los distintos lugares donde la miseria, el odio, el racismo y la pasión tomarán la historia del año. El nombre de la película se deriva de un libro de color verde que incluía, en aquella época, los hoteles donde la “gente negra” debía hospedarse.

Con las excelentes interpretaciones de Viggo Mortensen y Mahershala Ali (ganador del Óscar por su interpretación), así como con un guion excepcional (también premiado), el filme abre el corazón del espectador y le permite vivir en carne propia la otredad de la población afrodescendiente y el comportamiento insípido de la población blanca del momento.

El comentario
Francamente no era mi favorita de la temporada, pero, no por eso, esta película sobrepasaba mis expectativas ante la carrera por el premio más importante de la Academia. De hecho, en el artículo que se redactó sobre la lista de nominados y predicciones, consideré que era la que debía ganar y no Roma, como se gritaba a voces en otros medios.

A nivel estético la película es agradable; desde la fotografía hasta la dirección artística y la decoración de todos los escenarios permite degustar de un buen filme en estos aspectos.
Su mayor fuerza radica en la interpretación de Mortensen y Alí; juntos lograron un dueto a perfección. Además, la comicidad dentro de lo perturbante de la historia logra un equilibrio en el desarrollo de la trama y, el momento más épico de la película es glorioso, excelso y digno. Ese momento donde la su propia gente le aplaude su esfuerzo es increíble y, al menos a mí, logró sacarme una sonrisa en medio de la empatía por el sufrimiento que vive el músico.
Le recomiendo a sobremanera ver la película cuya duración es de 2 horas. No se va a arrepentir (y tampoco a dormir).

A favor: todo el conjunto; no se puede dejar de lado el esfuerzo por hacer bien las cosas.
En contra: ¡nada! Es simplemente genial, sutil y sencilla.
Fotografías obtenidas de IMDb.com

Publicidad